miércoles, junio 01, 2022

 

Taller de Lectura de Poesía

A mediados del mes de julio de 2022 se iniciará el ciclo de Taller de Lectura de Poesía con el autor Arnaldo Calveyra. 

Coordina María del Carmen Colombo

cotocolombo@gmail.com

jueves, marzo 31, 2022

Daniel Terzano: Avenida de Las Camelias

 

Daniel Terzano: Malvinas, Avenida de las Camelias


"(...) En medio de la noche, ahí estábamos, parados en una barrera suburbana, una columna de micros con soldados que volvían de la guerra. Los taxistas no lo podían creer. Y después, cuando entramos a Campo de Mayo, recorrimos un tramo indefinido en completo silencio, hasta que empezamos a escuchar, a lo lejos, una marcha, una marcha hermosa, Avenida de las Camelias -una marcha meláncolica, como todas las nuestras, escritas con tonos menores, sin el triunfalismo de circo de las marchas norteamericanas-. Era una noche oscurísima y no sabíamos de dónde venía esa música, hasta que de pronto, cuando la música era ya estridente, vimos una banda tocando en medio de la nada, abajo de una lamparita de no más de veinticinco vatios, en pleno descampado. Y ahí los dejamos, porque los micros nunca pararon y ahora se me ocurre pensar que todavía siguen ahí, en el mismo lugar, tocando La Avenida de las Camelias para nadie. Nunca supe bien qué fue eso, pero me quedó grabado como una visión."

*Fragmento, parte del testimonio de Daniel Terzano --ex combatiente de Malvinas, también psicólogo y escritor--, incluido en el excelente libro Partes de guerra, de Graciela Speranza y Fernando Cittadini.

jueves, marzo 24, 2022

Festival de Poesía Ya en el CCK

 

Hola amigos y amigas! Quería agradecer a todos y todas y cada uno y cada una de ustedes, que ayer, 12 de febrero de 2022, se hicieron presentes en la lectura y entrevista de la que participamos  la poeta Mónica Sifrim y quien les habla. Fue una jornada extraordinaria y agradezco que me hayan convocado para  este Festival de Poesía YA. Lo disfruté!!!

Agradezco además y muy especialmente a Gabriela Borrelli, organizadora de esta maravilla, y al gran equipo de trabajo integrado por: Victoria García Caffi, Andy Nachón, Laura Mazzei, Julia Marcovich y Juan Fernando García y les digo: ¡felicitaciones!!!!

Un abrazo especial a la poeta y amiga Mónica Sifrim : ¡gracias Moni por tanto!




Taller de Poesía

 

Taller de Poesía

Individual o grupal

Virtual o presencial

María del Carmen Colombo

        cotocolombo@gmail.com

jueves, marzo 03, 2022

Niní Bernardello: De Atardeceres marinos

 


Medusa

Junto a la cama descansa

la cabeza misteriosa de

cabellos ensangrentados

en un aceite de serpientes

legendarias, vivas, móviles

origen de un horror que está

en nosotros devorándonos.

 

Con la insistencia del deseo

 I

Quiero entrar en la sombra

de un poema, hundir mis manos

en el origen de la penumbra

en la imprecisión de la luz

y de las sombras que bañan

con preciosismo antiguo

las palabras en contraluz.


*Niní Bernardello (1940-2020). Poeta y artista visual. Ha publicado numerosos libros. Los poemas que se reproducen pertenecen a su último libro Atardeceres marinos

 

miércoles, febrero 09, 2022

Carmen Iriondo*: poemas

 

Textos extractados de aliciagallegospoetablogspot. com: Octavo B0ulevard

 


Labores

Una brizna de hilo, eso soy cuando tiemblo,

me sorprende mi voz. Hilillo que se enhebra

en pasados remotos y cose el dobladillo con

puntadas en cruz. No sé pedirle al paño que

ignore mis pinchazos, o a tus pestañas frágiles

que barran cada punto y limpien el error.

Ama de llaves, pido, no utilices tus dientes

para cortar el largo bordado del adiós.

 

Labores II

Como si fuésemos telas a cortar,

géneros, denigrando el vacío

que sólo nosotras podemos atender

con la danza nocturna.

Ambrosía, macedonia, comamos

las palabras para fundir el miedo

a las creencias,

que tengo

que sufro

que me caen

¿que no me cuestan nada?

Se olvidaron de esa bolsa de género

estropeada, rápida y prematura

suelta de puntos justo en el borde.

 

 

 Labores III

Teje la salida con saliva nueva

teje la red de tela con ceniza no del muerto

más bien del fuego vivo, el de la lana gris

chamuscada sin querer en la cocina.

Los puntos que se sueltan se escapan

se deshacen se roban el tejido. Bolsa

o vida, dicen y disparan a enlazar los

fantasmas con hebras de trencitas,

de ochos convertidos en tiras de zigzag

Hay que tejer mujeres.

Crochet, arroz, elástico. A dos y cuatro

agujas. En redondo para abrigarte el pie

con esas medias a medias como son las

verdades y abrigar de bufandas los espectros.

 

Alergenos

Me pican las espigas de tu trigo, áspero,

amarillo. Asomaron blandísimos ayer

llorisqueando los pastos de tu infancia.

Una fila de hierba tierna, eterna, mansa

marcha de soldados infinitos muy lejos

se chocan en los surcos de terrones revueltos.

Parecen los alumnos de la escuela hace siglos

dormidos de pie cantando a la bandera blanca.

¿Se morirán de sed antes de empujar la tierra

tus brotes de frágil resistencia?

La luna sin lobo llama a la lluvia aullando

apenas penas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Carmen Iriondo nació en Buenos Aires. Es licenciada en Psicología por la Universidad Nacional de Mar del Plata. Publicó: Casa propia (1988), Rara vez (1995), La niña pandereta (1997), Por el miedo te digo (2000), Egle y Suertes Virgilianas (2002), Syl  & Ted (2003, Animalitos del Cielo y del Infierno (2004). Prosas de dormida (2005). Vuelo de fiebre (2007), Llamando al picaflor por el nombre de pila (2009), Seamos nieve (2010), El rock de los limbos (2011), Syl & Ted edición bilingüe traducción de Rolando Costa Picazo Tilinga (2012), Animalitos del Cielo del Infierno y del Mar (2014), El carro de las letras (2015)

 

jueves, febrero 03, 2022

Raquel Jaduszliwer* : Poemas

 


I. de El árbol de las especies.

                                       A publicar en el otoño del 2022 por Ed. Barnacle:

 

Por las puertas abiertas de la noche entreabierta

se oyen caer palabras.

Nadie hay, sin embargo, alguien habla.

 

Es en la hora de las destilaciones

y éste es el lugar de los ecos.

 

Y es como si todo mundo fuera toda mi casa:

un final un principio, un final un principio

y así hasta el final.

 

                     **************

 

Suponemos que la ventana a tu espalda sigue allí,

es un pacto que hicimos con las cosas:

perseveran.

 

La forma material que se nos adelanta

atrapa la mirada con su puño de hierro,

pero todo aquello que dejamos atrás

–ventana, piedra, aljibe, rosa-

guarda consigo el don de la memoria,

la fórmula secreta de fabricar recuerdos.

 

               ************

 

No hay mayor resonancia que la que provoca

el ramaje en el viento. Arranca desde donde se ocultan

tantos seres furtivos, por especie o espíritu,

por vocación de fuga. Ves cómo se prolonga el temblor

entre una idea y otra, se aleja hacia las puntas sensitivas,

yemas que soñaron alguna vez un cielo

un poco más profundo, diferente a este otro

que está por desplomarse. Quién sabe de esta forma

se cometa un crimen, un asesinato por aplastamiento.

Mientras tanto hay un brillo, como si se tratara de otro cielo

todavía inocente

sin pecado ni culpa, de los que ya no existen.

 

                          **************

 

 

 II. de Angel de la enunciación. Ed. Barnacle, 2020:

 

Veo los espacios dejados por las cosas,

se lo cuento

a alguien que no está, le hablo a su hueco.

 

Desconocida voz para los días como éste.

Revelación y enigma,

algo trasluce.

 

        ************

 

Y el viento dice, el viento nos hace decir:

acepta las virtudes de la duración,

por ellas, todo lo que debería retirarse así lo hará,

también tus pertenencias, la manera en que eras,

todo lo que la corriente lleva; acéptalo.

Así llorarás menos,

así tendrás más fuerza,

cierra tus cuentas, actúa como si todo ya hubiera concluido.

Busca el fondo del pozo,

en su espejo de agua y en el mayor silencio

verás que hay un suceso extraordinario

aún por consumarse.

                

                           **********     

 

III. De En el bosque. Ed Modesto Rimba, 2018:

 

Envuelta criatura nacida del interior de un bosque,

blanca entre los terrones tan pálida en la marcha,

así será tu alba,

sombra creciente pequeña luz en los peligros del follaje.

 

Envuelta criatura qué será de tu huella

qué será de tus pasos avanzando sobre la oscuridad.

 

Envoltorio y follaje sombra larga criatura,

a tu camino van a dar nuestros caminos incansables,

nuestros buenos deseos todas nuestras plegarias.

 

Allá vamos antiguos peregrinos,

una cuerda nos ata a la esperanza,

salimos a buscarte criatura perdida,

perdido talismán piedra preciosa.

 

Reflejo del tesoro ausente.

Pozo en el medio del gran claro del bosque.

 

                                 ********

 

A lo largo y lo ancho todo es.

Temblorosa en la fronda, criatura del mundo,

miniatura,

los ojos apegados a la huella,

no ves cómo se mueve el tiempo.

 

Pasan luces y sombras, pasan sombras,

pero no ves el hilo que las une

ni el plan que las dispone.

 

Perdida entre fragmentos y tan huérfana,

cada cosa te toma por sorpresa.

 

Criatura del mundo,

desorientada miniatura.

 

                      ***************

 

IV. De Las razones del tiempo. Ed Lisboa, 1018:

 

La orilla sigue lejos

en el camino bebió y se alimentó de aquello que le dieron.

Casi no habló, oyó palabras sueltas.

 

Pasó una caravana,

su recorrido le hacía pensar en el dibujo del destino,

una línea simplísima entre un punto inmediato y un punto más allá.

 

Eso ocurrió hace un tiempo,

¿cuándo fue que pasó la caravana?

¿qué era aquello, lo que se dispersaba,

qué era aquello, lo que dejaba atrás?

 

por adelante hay viento, arena, soledades,

luces hipnóticas y un mar perturbador.

 

Ahora ya lo sabe

el estruendo es rompiente que viene de lo alto.

 

Lo demás,

lo demás es un fondo de silencio. 

 

           *************

 

Así dice su letra:

Todavía algo de nieve en el camino de regreso.

Esas pocas palabras se fijan como puntos cardinales,

amarraderos para una vida entera.

Norte

Sur

Este

Oeste.

En todas direcciones hace su camino el tiempo.

En todas partes el corazón se expande sin hallar medida.


Raquel Jaduszliwer, nació en San Fernando, Pcia de Buenos Aires. Reside en CABA. Libros publicados: Los panes y los peces (Bs. As. 2012, Primer Premio Ed. De Los Cuatro Vientos); La noche con su lámpara (Bs. As. 2014, Primer Premio Fundación Victoria Ocampo); Persistencia de lo imposible (Bs. As. 2015 Premio Edición Ed. Ruinas Circulares); Las razones del tiempo (Bs. As. 2018 Ed. Lisboa); En el bosque (Bs. As. 2018, Ed. Modesto Rimba). Ángel de la enunciación (Bs. As. Ed. Barnacle 2020). Es autora además de una novela corta: La venganza del clan de las banderas de acero (Bs. As. 2018 Ed. Modesto Rimba).

En los primeros meses de este año saldrá publicado por la editorial Barnacle su nuevo poemario, El árbol de las especies.