domingo, agosto 28, 2016

Gracias Gladys Cepeda, gracias blog Punto Meridiano



viernes, 26 de agosto de 2016


María del Carmen Colombo মারিয়া দেল কারমেন কোলোম্বো



en las tripas de mi reloj
despuntan
grandes husos de gallo
              qui qui ri quí
               yo soy el que
recuérdalo
              qui qui ri quí
                tú la que no
ahora y en la hora 



pero mis huesos
blancos y dispersos
en la noche
cantan de pie
              no somos del cuerpo

oh mi mano de hojalata sola
cómo brilla
              polvo eres pero brilla
un despojo:
                  —del cuerpo ya no soy


piedra fueron  serán ojos?
islas deshechas      aspas
en la miseria
a la deriva cuando saltan
             del cuerpo ya no son



mira mira las orillas
remos rotos hacia
                             dónde?
pero la ceja olvida
se levanta del cuerpo:—ya no soy



no tengo el ver
no tengo el verbo
¿hay esperanza para mí?



yo soy el que
tú la que no



doblan campanitas
de cuello amarillo
             tú también
por un oído de sombras
             escucha
             la mañana



আমার হাতঘড়ির পাকযন্ত্রে
অভিক্ষিপ্ত হয়
মোরগের বড় বড় টাকু
কোঁকর কোঁ ডাক
আমি সে যার
এটা মনে পড়ে
কোঁকর কোঁ ডাক
তুমি এখন নেই
এমনকি সময়েও নেই

কিন্তু ছড়ানোছেটানো
আমার সাদা হাড়গুলো
রাতের বেলায়
দাঁড়িয়ে উঠে গান গায়
আমরা শরীর থেকে আসিনি

হায়, আমার রাংতায় মোড়া একাকী হাত
কেমন ঝলমল করছে
ধুলো তবু ঝলমল করো
একটা আয়না:
--- আমি তো শরীরে নেই

ছিল পাথর ওরা কি হয়ে উঠবে চোখ?
অপ্রণীত দ্বীপ   দৈন্যতার
তলোয়ার
ভাসতে ভাসতে যখন ঝাঁপিয়ে পড়বে
শূন্য থেকে

দ্যাখো, দ্যাখো হে সাগরবেলা
ভাঙা তরী ভেসে যায়
কোথায়?
কিন্তু ভুরু ভুলে গেছে
শরীর থেকে জেগে উঠতে--- সে তো আমি নই

আমার তো দৃষ্টিশক্তি নেই
আমার তো বাকশক্তি নেই
কেউ কি অপেক্ষা করছে আমার জন্য ?

আমি সে
যার কাছে তুমি
হলুদ রঙের
ঘন্টাটা বাজাওনি
তুমিও
ছায়ার শব্দ শুনে
শুনছো আগামীর

viernes, agosto 26, 2016

jueves, agosto 18, 2016

Agenda Poética Actualizada Segunda Mitad Mes de Agosto


-Viernes 19 de Agosto, de 18 a 19.30. Universidad del Salvador. Lavalle 1978


-19, 20 y 21 de agosto. Desde las 17, en Espacio Enjambre, Acuña de Figueroa 1656 A, Palermo. III FESTIVAL ESPACIO ENJAMBRE-Hacia un afuera de la escritura-. Eduardo Stupía dialogará con la escritora Anna Kazumi Stahl sobre los bordes y la construcción de una obra; el arquitecto Jorge Mario Jáuregui hablará sobre su trabajo y sus proyectos urbanísticos en las favelas de Río de Janeiro; el escritor Mario Ortiz charlará con el escritor y navegante Juan Bautista Duizeide y el físico y neurocientífico Nicolás Lori sobre cartografías y territorios no mapeables, entre otros.Se proponen actividades diversas como proyección de documentales, el espectáculo de música y literatura de Luis Sagasti yPedro Rossi; el ensayo coreográfico Arcadia, dirigido por Bárbara Hang y María Laura Lozza; así como también ediciones especiales de los ciclos que se llevan a cabo mes a mes en Enjambre: “Rojo” ciclo de lectura coordinado por los escritores Selva Almada y Marcelo Carnero.

- Sábado 20 de agosto, a las 17. en Avda. Córdoba 4335, Nancy Montemurro presenta su nuevo libro de poemas Rumbos del viento (Editoria Del Dock, 2016).

- Sábados de 18 a 20, en el Archivo Municipal de la ciudad de Villa Mercedes, San Luis. Taller de Creación Literaria Proteo, Coordinado por Darío Oliva. Totalmente gratuito.

-Viernes 25 de agosto, CCCooperación, de 19 a 21, Corrientes 1543, 3 piso.

- Miércoles 24 a las 19.00, Alianza Francesa, Av. Córdoba 946, 2° piso. Presentación de nueva antología poética de Pierre-Jean Jouve: De Las Bodas a Tiniebla Con Magdalena Arnoux y Valeria Melchiorre.  La cita es en la biblioteca antigua de la sede central. 

-Viernres 25 de agosto, a las 19, Mansilla 2982 (casi Agüero). Lectura y diálogo con la poeta María del Carmen Colombo.

-Miércoles 31 de agosto, a las 19, en Colombres 947, CABA.   Presentación de Partitura, de Miriam Ghersi, Ediciones Del Dock). 




miércoles, agosto 17, 2016

Griselda García: de su libro: Ahora






El dique


En las últimas vacaciones Papá
construyó un dique en el río.
Le llevó toda la mañana.
Cuando terminó, el sol
había bronceado su espalda.
El agua nos llegaba a los tobillos
nos metíamos en zapatillas
para que los pies no dolieran.

En ese mismo río esparcimos
sus cenizas pocos años después.

Mamá llevó flores y una botella de vino.
No había nadie ese día
solo un hombre acostado en la arena
que al ver la botella gritó de satisfacción.

A Papá le hubiera gustado, pensé
y entrando al agua rompí el dique.

 

Creer para ver


I

El primer día el cielo se oscureció
empezó a llover un agua tibia.
No enciendas la luz, dijiste
para qué si ya vimos todo.

Había amigos en la casa, los tomé de un trago.
Madres creadoras:
nunca imaginé tal ostentación de carne.

No fue difícil trepar a tu espalda
Lo difícil fue estar a la altura, no retroceder.

Siempre creer, decías, pero perdiste la fe.


II

Cuerpo mío
aprendiste del mar a caer y levantarte
fuiste llenado y vaciado por y para ellos
para hacerlos más hombres cada vez
con la insistencia del mar te ofreciste
te fustigaron en tus avatares
en cada fase de la luna y sus ciclos
cuerpo mío, te hicieron hablar
tus secretos parieron locos nuevos
no es sin riesgos la escucha.

Ante un cuerpo de hombre sólo siento gratitud.



El negro del mar


Una madrugada fui a la playa
me saqué la ropa y me metí al agua
empecé a nadar y nadar.
Me debo haber adormecido
no sé cuánto tiempo pasó.
Cuando reaccioné estaba muy lejos de la orilla
me había envuelto una corriente
sentía oleadas de agua más fría, más caliente.

Nunca le conté a nadie esto, no me creerían.

Comencé a percibir manchas negras
más negras que el negro del mar
se movían lento, venían hacia mí.
Era un grupo de ballenas jorobadas
en viaje migratorio hacia el sur.
Sentí terror y supe que iba a morir.
Imaginé que una abría la boca y me succionaba
en una muerte lenta como en los cuentos infantiles.

A su paso el mar se inflaba y me elevaba
al bajar, se hacía un hueco en mi estómago.
Paralizado, sin poder decidir, empecé a llorar.
La ballena es mi mamífero preferido.
De chico soñaba que me agarraba de su cola
y paseábamos y conocíamos mundos nuevos.
Pero entre bufidos y cantos extraños
pasaron a mi lado como si yo no estuviera ahí.
Se fueron alejando y el agua quedó en calma.
Cuando pienso que estuve entre ellas
siento que nunca viví algo más terrorífico.

Así son los sueños, llegan en forma inesperada.

Nunca le conté a nadie esto, no lo creerían
pero vos sí, ¿no?



 --------

*Griselda García es escritora y editora. Vive en Buenos Aires, Argentina. Publicó los siguientes libros: Alucinaciones en la alfalfa (2000), El arte de caer (2001), La ruta de las arañas (2005), El ojo del que mira (2009), Hallucinations in the Alfalfa and other poems (traductor: Hugh Hazelton, Wolsak y Wynn, Canadá, 2010) La madre del universo, (relatos, 2012), Mi pequeño acto privado (Barnacle, 2015) y Ahora (Ediciones Del Dock, 2016). En 2013 estrenó el corto Blanco” (co-directora y guionista) en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Se dedica al dictado de talleres de escritura creativa y al seguimiento de obras literarias en progreso. Dirige la colección de poesía “La verdad se mueve” de Ediciones del Dock.


sábado, agosto 13, 2016

Libro recomendado por este blog resulta ganador del primer premio municipal de ensayo (Alicia Genovese, Leer poesía: Lo leve, lo grave, lo opaco)

Fue el 27 de julio de 2011, justamente un miércoles, cuando recomendamos en este humilde  blog, el libro de la poeta y ensayista Alicia Genovese,  Leer poesía: Lo leve, lo grave, lo opaco, galardonado tiempo después con el Primer Premio Municipal de Ensayo. Y lo hacíamos con foto de tapa del ejemplar y citando las palabras que figuran en la contratapa del mismo:



"A través de los nueve ensayos que componen Leer poesía, Alicia Genovese sitúa el lenguaje poético en el marco de la época, lo contrasta con otros discursos y construye eficaces vías de acceso para precisar sus rasgos característicos y los recursos para su confección.
En primer lugar, destaca el carácter "inactual" del discurso poético, su introspección radicalizada y la figura del Funes de Borges le permite poner en relieve la percepción como experiencia primordial y genuina que recupera la singularidad del mundo. En la forma del verso libre la autora acude a la figura de la ola, la masa sonora en la que el poeta se desliza para hacer y rehacer su estilo.
Luego se detiene en aquellos aspectos que componen la poesía (el yo poético, la subjetividad, el imaginario, el tono, lo opaco en el lenguaje poético) a los que se agregan lo leve y lo grave como líneas de fuerza dentro del poema. Para ello analiza versos de Amelia Biagioni y Susana Thénon específicamente y también de Héctor Viel Temperley, Alberto Girri y Juan L. Ortiz. Recrea las mutaciones del yo poético a partir de la obra de Ortiz, Juan Gelman y Olga Orozco, y la contraposición de dos figuras antitéticas como las de Enrique Molina y Leónidas Lamborghini le sirven para verificar diferentes articulaciones de la figura del sujeto. Finalmente, se ocupa del imaginario original de Marosa di Giorgio, un sutil análisis de lo aleatorio y lo azaroso en la poesía de Hugo Padeletti y una reflexión comprometida sobre la poesía de las últimas generaciones.
Con el aval de una obra poética que la sostiene como una de las voces más representativas de su generación, el de una larga práctica como formadora de poetas en sus talleres literarios y el de una sólida formación académica, Alicia Genovese compone un libro atractivo y estimulante, por fuera de hermetismos y jergas, que abre un espacio de diálogo con los lectores que buscan una aproximación teórica que permita leer y pensar la poesía.”