lunes, enero 05, 2015

Horacio Castillo: GNOSIS



De pronto se abre un ojo en la frente,
otro ojo en la nuca, sendos ojos en los parietales,
un ojo en la espalda, otro en el abdomen,
un ojo en la planta del pie.
Y todo se hace claro, obvio por fin:
la solapada materia del mundo,
la perversidad de lo real


Publicar un comentario