martes, febrero 07, 2017

Alberto Caeiro*: El cuidador de rebaños (también traducido como El pastor)





IX



Soy un cuidador de rebaños.
El rebaño son mis pensamientos.
Y mis pensamientos son todos sensaciones.
Pienso con los ojos y con los oídos
Y con las manos y los pies
Y con la natiz y la boca.
Pensar una flor es verla y olerla
Y comer una fruta es conocer el sentido.

Por eso cuando en un día de calor
Me siento triste de gozarlo tanto,
Y me echo a gusto sobre la hierba,
Y cierro los ojos calientes,
Siento todo mi cuerpo echado en la realidad,
Sé la verdad y soy feliz.

XIII
Leve, leve, muy leve,
Un viento muy leve pasa,
Y se va, siempre muy leve.
Y yo no sé en qué pienso
Ni me interesa saberlo.


*Traduc. Rodolfo Alonso.
*Uno de los heterónimos del poeta portugués Pessoa. 

Publicar un comentario