jueves, julio 17, 2014

Alicia Genovese: La poesía como discurso inactual...



"Descolocada frente a las exigencias de la comunicación inmediata donde el lenguaje es instrumento para algo que sucedefuera, la lengua poética, la poesía misma, adquiere apariencia dedistracción, de ineficacia. Despreocupada de las preguntas básicas,pero obvias como preguntas, a las que responden los mensajes transmisores de información, la poesía enmudece, apenas responde. Frente a la eficiencia y a
la locuacidad de otros lenguajes, la poesía es un zapping  hacia otro canal,
un corte de ruta frente a una economía comunicacional que exige ciertas reglas
de exposición, una dispositio fuera de cuya retórica acosa el fantasma del exilio.
Pienso en el qué, el cómo, el dónde, el cuándo y el por qué que exige la noticia periodística para cumplir con el mandato de objetividad; pienso en el formulismo de la jurisprudencia como código saturado de redundancia.
Dice Jean-François Lyotard que la cultura posmoderna tiende a “una ideología de la transparencia comunicacional” y agrega, en relación con la circulación de los saberes: “La sociedad no existe y no progresa más que si los mensajes que circulan son
ricos en informaciones y fáciles de decodificar” (p. 18). Es sobre todo ese facilismo de la decodificación lo que asegura el mantenimiento de la fluidez de los circuitos dentro de la modernidad líquida, tal como la define Zygmunt Bauman. Pero la escritura poética se elabora fuera de esa ilusión de transparencia y fuera también de esa transmisión exacerbada o sobrecargada de datos que pueden generar la ilusión de captación, la ilusión del conocimiento.
Escribir poesía es negar el lenguaje como maquinaria que se coloca en piloto automático e impide acercarse a la compleja singularidad que plantea la experiencia con lo real. EL  lugar común, la metáfora congelada por el uso, el formato estricta-
mente codificado producen un borramiento de lo singular que tiende a tranquilizar la percepción en una secuencia repetitiva.
La poesía desecha, o trabaja como inversión irónica, aquello que actúa normativizando la realidad dentro de casilleros donde el mundo es apenas algo más que lo de siempre. Lo poético exige como registro el descondicionamiento del lenguaje de los usos instrumentales habituales en la comunicación. José Ángel Valente menciona el “descondicionamiento radical de la palabra” como “la vía única que en la escritura lleva a lo poético” y donde se dejan de lado “los condicionamientos del lenguaje de la comunicación” (p. 15).  En ese sentido, Umberto Eco, al hacer
referencia a la redundancia dentro de los mensajes comunicacionales, reconoce que en ellos la previsibilidad los vuelve triviales. Solo  la originalidad provocada por lo imprevisible constituye dentro del mensaje poético un aumento de “información”.
Su medida positiva, señala Eco, estaría ligada a un “desorden” a una cierta “entropía”, la de lo imprevisible (p. 150).”

* Fragmento del libro Leer poesía: lo leve, lo grave, lo opaco, de la poeta y ensayista argentina Alicia Genovese, publicado por Fondo de Cultura.
Publicar un comentario