jueves, agosto 06, 2009

El mercado de pájaros*

No se engaña al aficionado a los pájaros. Ve y
entiende a su pájaro desde lejos –“No hay que confiar en
ese pájaro”—dirá un aficionado a los pájaros,
mirando adentro del pico de un cachamariz, y contando las
plumas
de su cola. “Canta, es cierto, pero ¿qué
indica? También yo canto en compañía. No, muchacho, canta
sin ninguna compañía; canta en soledad si
es que puedes… ¡Dame
el que está callado!"

*Anton Chéjov. Véase Raymond Carver, Un sendero nuevo en la cascada, Colección Visor de Poesía.
Publicar un comentario