domingo, agosto 09, 2015

Vanesa Cuello: Ojos abiertos a la noche---

esto es efímero
es etéreo.
un río
de aguas mustias
cercado
por cadenas.
apenas un espejo
de imágenes
 confusas
que reprimen
el deseo
de soplarte.

este espantoso aferrarse
a lo que perece
inevitablemente,
quema asusta
llena cántaros
de arena movediza
apagando el corazón
a medianoche.
temo tempestad.
 desequilibrio.
qué sensación extraña
desaparecer.

ante cada palabra
me trago, me perforo
me lamento.
sé que cuando
muero a solas
hay nudos
y no huecos
donde estirar
la mano.

nadie querrá
esta ausencia
solapada con palabras,
esta foto
en blanco y negro
donde me muerdo
los puños.
nadie
estas sogas
confundidas en el cuello
nadie
el movimiento pendular
de mi equilibrio.

esta calma rabiosa
muerde infinita
me tienta a tientas
me subleva;
sin embargo
abro los ojos
como máscaras de mí
que me delatan.
aspiro inspiro
me adorno el hambre
del abismo.
en el fondo sé
que el vértigo vigila.

cada palabra
me lleva a otra,
y a otra
y a otra más
insuficiente.
así comienza
la larga retahíla de
vacíos.
infectos anagramas
que me comen.

basta de mí.
basta de mi risa.
basta de mi rabia
monocorde.

vacío. golpe. vacío
así se llama
el silencio
cuando aturde.


la voz se arrulla
al oído para decirle;
“nadie puede cometer
un error y equivocarse”.

cómo digo
que hay lugares
que son
como almas
en pena
que deambulan
en la boca
y soy incapaz
de ver,
siquiera
de nombrar.

morder el aire
es como
querer tragarse
la propia
levedad.
parece ser que
uno
se come a pedacitos
cuando no puede
tragarse
por completo.


*Vanesa Cuello nació en 1971 en Capital Federal (Buenos Aires). Actualmente reside en Villa Mercedes, San Luis. Los poemas que transcribimos pertenecen a Lo que queda,  su primer libro (editorial de acá).
Publicar un comentario