sábado, marzo 21, 2015

Jorge Ariel Madrazo: En un bar con María Magdalena


III


Ah de aquellas carnes resurrectas
aquél néctar de lúpulo y
cebada
La belleza quizás sea hebra o
caligrama
de lo indeterminado
(de lo que jamás ha sido
o será)
La cerveza: pesante vellón
alquímico babeo

nupcial

y el vivir que empotra sus patas de cerdo
y el morir que ríe de la tumba vacía

Tal truco -revivir luego
andar- ya el Christo lo hizo
Mis amigos suelen repetirlo
No hay milagro para nos
reyes de utopía

Sólo es poeta
quien al tercer día
canta y abandona
sin prisa el sepulcro

Y aquí: Magdalena, la escena
armemos, Hosanna,
el poema

bienvenido sea al café
que abre las tontas veinticuatro
horas
Piquetes del verbo, hágase la
fe
Y sea con nosotros la palabra
Y se cabree la cabra de la afasia
Y se enrabie el burgués
de pacotilla
con todo el vulgo vomitado

a cuestas
Publicar un comentario