jueves, enero 31, 2013

Gabriela De Cicco: Pensando en Clarice...



El jacarandá trémulo no crece en mayo.
Desidia es lo que crece. Movimiento
que no arranca al paisaje nada más
que formas sospechadas.
- ¿Creíste, entonces, en la palabra?
- Sí. Quería saber. Quería deshacerme
de la ignorancia como el viento
leve de febrero parece alejar, en Recife, los restos del carnaval.

(Porque de aquello que vuelve
poco reconozco como mío;
y de lo que intenta el retorno
mucho me temo que no sea  el deseo
de trabajar en lo echado a perder).

Sin embargo aún puedo entender al mar
y al cormorán que dividen mi aliento.

Sé por los despojos que hubo alguien
debajo de esta piel. Lo veo,
y también me fue dado  ver
ciertos dibujos sobre el agua:
un cuerpo saltando hacia sí
mismo que huye de su imagen.


* Del libro Diario de estos días, Ediciones del Dock, 1998.
Publicar un comentario