martes, diciembre 18, 2012

Victoria Paulesu: Madre en signo de tragedia...



 X
No tengo nada que decir, creo que no tengo nada que
decir. ¿Es una creencia? Digo, no tengo qué, ¿tengo
nada? ¿Pero eligiendo las palabras? ¿Puedo elegir las
palabras? Nadie escucha, es importante que en el
decir haya una escucha. Aquí no hay nadie, y de no
hablar me voy quedando sin sentidos. Cuando estaban
Dioses, porque Hijo ya no, mis ruegos, plegarias o in-
dignaciones tenían sentido. Aquí, en esta hoja de
papel casi sin volumen, sin sonido, sin hoja siquiera,
ruego poder rogar. Me aterra olvidar, es lo peor que
le puede pasar a alguien sin futuro y con presentes
sin tiempo, fraccionados segundos. Ensayaré cien-
tos de voces, repetiré palabra por palabra cada rima,
adivinanza, frase o lo que sea que recuerde. Nada
tendrá sentido, pero cuando advenga imagen de otro,
aparecerá la semántica y se podrán construir nuevos
equívocos que permitirán nacimientos y muertes para
fundar lápidas... que inauguren cielos.

*Victoria Eugenia Paulesu (Buenos Aires, 1963). Especialista en literatura infantil y adolescente, lic. en Psicología. Publicó: Las tres monedas de la ira (2002), Vacío del nunca (2007) y Madre en signo de tragedia (Grupo Editor Latinoamericano, 2012). Tiene un libro inédito Los sentidos del discurso hegemónico en dos mitos regionales.
Publicar un comentario