jueves, agosto 09, 2012

Marín Alvarenga: El taxi de Atahualpa


Corcovea, tose, arranca hacia el espacio.
Un carruaje blindado por las fábulas,
teniendo como chofer un ánima en hechizo.

Atahualpa va en taxi
rumbo al Dios Sol
después que le arrancaran el cuerpo
los conquistadores asesinos.

El hijo del Sol lleva un recado
hacia la estrella incandescente.

El vehículo aterriza en el solar atómico.
Baja el cacique y entrega al Inti-Luz
los dibujos mágicos que narran
la tragedia de su pueblo.

El chofer-ánima hace una curva
poniendo la proa hacia el planeta tierra,
trayendo otro pasajero de regreso:
la Imaginación Rebelde
que ilumina a Atahualpa
y a su vehículo fantástico. 


*Del libro La desnudez desnuda del poema.  -Moglia Ediciones -Corrientes, Argentina, mayo 2004.
Véase: /Blog DROGADOS POR LA LUZ

Publicar un comentario