lunes, marzo 26, 2012

Suleika Ibàñez: La escalera


                                          Nacida de la calle, la
                                           escalera sube a la muerte


Subió la escalera hacia la muerte, el santo, el amante, el

asesino, el muerto,

pues la escalera subía pasa a paso y caía paso a paso, como

todas las escaleras,

subía hacia el pecado, hacia los enloquecidos espejos que

reflejan de pie, de cabeza, en sus aguas oscuras, pero siempre
con una rosa roja en el corazón.

y por exceso de amor a nada, a todo, subía a matar o morir,
vestido de locura, de la tela traslúcida de los elegidos, la tela

de gala y horror, parecida a las olas del océano, a las sábanas del
amor, a los hábitos manchados de sangre, a las alas de los
pájaros negros del olvido en el alba,

y cuando bajó, su voz era de color azul de flor exótica, y sus

ojos flechas ajadas por el viento hacia ninguna parte,

y la sangre resbaló por el mármol, y escaleras abajo, de

caminero de púrpura salvaje que los dioses pisaron temblando.

* Suleika Ibáñez, poeta uruguaya, de su libro Homenaje a Jean Genet .

Publicar un comentario