jueves, marzo 22, 2012

LELÈ SANTILLI: Los años


Toda el agua fluida

hasta esta gota, este sonido
entrañable
de los pasos, este río que seca
en temporadas —una cañada
más, que muestra el lecho
de puro pedregullo y viento—
y luego se desborda
como un hilado homérico
sin gesta,
sin perros fieles,
arrasando todo aquéllo
que no fuera
raíz
de su sustento. Entramada
mujer que, en la cabeza,
se enamora del gris pero se pierde
en arcoiris
de una tormenta diaria:
amenaza y portal
de lodazales
en la tierra más seca.
Todo vuelve. Todo regresa
como un galeón
cargado
al mismo muelle sitio
donde se esconde el miedo.
Edredones cómodos
de la nostalgia,
verdes esmeraldas
de esperanza. Pareciera
que intenta alumbrar algo
como un siglo
y es pura navidad en arbolitos
con algún que otro adorno
de la mente. Sin embargo,
se miente en escarceos de furia
por todo lo que pudo ser
que ya no ha sido
como aquél nido vacío que acumula
entenados de variegata
especie—
producto del amor,
de la costumbre,
de la afanosa urdimbre de un ser
vivo
en estaciones cortas
y en olvidos más largos.
Ha hecho de sí una isla con su puerto,
no muerto sino herido
por el ludir constante
de las cosas que pasan a su lado.
Ha estrechado sus muelles
al punto de la línea
por donde su equilibrio
sube y baja.
¿Qué más puedo decir?
Nunca sabré lo suficiente
para entender qué busca,
qué quiere esa mujer.

*Lelé Santilli nació en Armstrong, Provincia de Sante Fe, y vive ahora en Estados Unidos. Publicó Seda terrestre (Bajo La Luna. Rosario. 1992). 
Publicar un comentario