sábado, septiembre 18, 2010

Vanesa Cuello*: El vértigo vigila...

5
llevate esta soledad
huracanada
ahora que las paredes
no dividen los espacios
y mi frente terciopelo
desembarcó en tu calma.
llevate
este incendio congelado
que esclaviza
a mí de mí
y que ya no me soporta.



6
nadie querrá
esta ausencia
solapada con palabras,
esta foto
en blanco y negro
donde me muerdo
los puños.
nadie
estas sogas
confundidas en el cuello
nadie
el movimiento pendular
de mi equilibrio.



7
quereme
medio quereme
extrañame
medio extrañame
necesitame
medio necesitame
sé que sólo soy capaz
de darte la mitad
completamente.


8
arco de niebla
donde te traspaso.
muérdago de palmas
que adormece
las ganas.
en este cuerpo
transparente
me enhebro
me deshojo
como un barco
de color indefinido.


9
me atormentan
las palabras
cosidas a la boca.
toda esa furia
hecha telar
que no jadea.


10
esta calma rabiosa
muerde infinita
me tienta a tientas
me subleva;
sin embargo
abro los ojos
como máscaras de mí
que me delatan.
aspiro.........inspiro
me adorno el hambre
del abismo.
en el fondo sé
que el vértigo vigila.


13
cada palabra
me lleva a otra,
y a otra
y a otra más
insuficiente.
así comienza
la larga retahíla de
vacíos.
infestos anagramas
que me comen.


14
basta de mí.
basta de mi risa.
basta de mi rabia
monocorde.


15
vacío. golpe. vacío
así se llama
el silencio
cuando aturde.


21
morder el aire
es como
querer tragarse
la propia
levedad.
parece ser que
uno
se come a pedacitos
cuando no puede
tragarse
por completo.


22
va de amores
dando vuelcos.
sorbos magros
de flaqueza.
parece
una nenita
atormentada.
como si no pudiera decir no.
cuando no quiere.


23
nada tan incierto
como esta certeza.

el instante en el que estamos
tiene para sí

la curiosa novedad
de haberse ido.

*Vanesa Cuello (Capital Federal, 1971). Vive actualmente en Villa Mercedes, provincia de San Luis. Ha participado de los talleres que coordina el poeta Patricio Torne, en esa ciudad. Los poemas que se transcriben forman parte de un libro inédito.
Publicar un comentario