sábado, marzo 07, 2009

SEA: La pensión del escritor ya es ley

HISTÓRICA CONQUISTA
La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, con el voto de todos los bloques de la oposición y la abstención del oficialismo, aprobó por mayoría el Régimen de Reconocimiento a la Actividad Literaria, también conocido como Pensión del Escritor.
El proyecto de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina (SEA), presentado originalmente por el legislador Elvio Vitali y luego modificado y refrendado por la diputada Inés Urdapilleta, fue aprobado en forma general por 34 votos a favor y 22 abstenciones, y de manera particular en una proporción semejante.
La ley viene a cubrir un importante déficit de la política cultural, ya que contempla el apoyo a los creadores literarios de más de 60 años de edad, residentes por un mínimo de 15 años en la Capital Federal, que no cuenten con una jubilación o protección al llegar a su edad mayor, luego de haber contribuido al patrimonio artístico de la Ciudad a través de sus obras.
Tras la votación, teniendo en cuenta la abstención de los legisladores del PRO y la posibilidad de que el Jefe de Gobierno porteño decida vetar la ley, expresaron su claro apoyo y le advirtieron al Ejecutivo sobre la justicia y carácter necesario de la Pensión, los legisladores Juan Manuel Olmos, Inés Urdapilleta, Juan Cabandié, Diana Mafia, Facundo Di Filippo, Alejandro Rabinovich, Patricia Walsh, Gerardo Romagnoli, Eduardo Epsztein y Enrique Olivera.
La sanción del Reconocimiento a la Actividad Literaria corona una lucha de varios años de la SEA, apoyada por el conjunto de los escritores de la ciudad y de todo el país. Pero además, ratifica que la organización gremial y la unidad son el mejor camino para lograr los objetivos. Ahora, para consolidar este triunfo y garantizar que la votación libre y democrática que sancionó esta ley no sea ignorada en los despachos oficiales, la SEA convoca a los escritores a mantenerse alertas y pedir al Ejecutivo porteñó una pronta reglamentación y puesta en vigencia.
Comisión Directiva, 5 de marzo de 2009.
Publicar un comentario