lunes, diciembre 24, 2007

Julio Castellanos*

Cucarachas

Antiguas, casi inmortales,
inmundas;
inmersas en el mundo, sobreviven
diluvios
y recorren
los perdidos rincones, la basura
los pliegues olvidados de la casa.

Habitantes de zonas escondidas
como sueños aparecen, a veces, a la luz
que brilla en su marrón rojizo y duro.

No es bueno atravesar
su vuelo o sentir
sus patas ligeras sobre el cuerpo.

Suelen morir ruidosas, aplastadas,
asfixiadas por gases
y también
enredadas en grises transparencias
tejidas por aquélla
que acecha paciente, agazapada.

Su muerte individual
apenas si las vuelve
otras, que estarán
escarbando oscuras, entre sombras.

*Poeta cordobés. Creador de la Editorial Argos. Publicó diversos libros. Se trata de un referente de las letras cordobesas de todos los tiempos.
Publicar un comentario