viernes, diciembre 07, 2007

Marina Serrano

Estampitas

Siempre

en la cabecera de la cama

en algún recoveco, entre los instrumentos

alguien pone una estampita.

Necesitan la imagen, la fe encarnada.


Cada paciente deja

su credo pegajoso en la madera.


En los discursos, Dios es una palilalia,

eventos de esa magnitud

deben ser puestos en otras manos.


Cuando su dolor depende de mí

no comprendo la gratificación de sus rezos,

¿soy una mano guiada, o la desgracia

de la que ansían protegerse?


*Marina Serrano nació en Quequén, en 1973. Es poeta y experta en Artes Marciales, kinesióloga
fisiatra (UBA). Publicó Formación hospitalaria, Ed. Sigamos Enamoradas, 2006.
Publicar un comentario