miércoles, junio 06, 2018

ATTILA JÓZSEF: No soy yo quien grita






No soy yo quien grita: es la tierra que ruge. 
¡Cuidado! ¡Cuidado! ¡El diablo ha enloquecido! 
Escóndete en el fondo limpio de los manantiales, 
fúndete al cristal de la ventana, 
ocúltate tras los fuegos de los diamantes, 
escóndete en el pan recién salido del horno. 
Oh, tú, pobre, mi pobre. 
Con el fresco aguacero fíltrate en la tierra. 
En vano hundes tu rostro en ti mismo, 
sólo podrás lavarlo en otro rostro. 
Sé la delgada arista de una brizna 
y serás más grande que el eje de este mundo. 


Oh, máquinas, pájaros, frondas, estrellas, 
nuestra estéril madre pide a gritos parir. 
Querido amigo, cariñoso amigo, 
ya sea terrible o maravilloso, 
no soy yo quien grita, es la tierra que ruge.





* Dice Fayad Jamís al respecto de la traducción: "(...) Las presentes versiones, obtenidas al final de prolongados y múltiples esfuerzos, no hubieran sido posibles sin la amistad y la ayuda incondicionales de Mátyás Horanyi, Vera Szekács, Gyórgy Somlyó y András Simor. Con la ayuda de todos ellos, pero particularmente la de éste último, el que suscribe logró dar fin —es un decir— a la tarea, difícil e intrincada, pero hermosa y apasionante como pocas, de trasladar y adaptar más a nuestra lengua la obra de uno de los poetas importantes del siglo XX".
Publicar un comentario