jueves, abril 23, 2015

Antonio Moro: Poema XXIV

Padre,
vos que venís del aire,
memoria del tiempo y canto del benteveo,
mientras doy vueltas bajo el olivo
que podaste una tarde,

te pido
que cuando busque una mirada
no me miren como a un expósito
porque si bien he ayunado muchas veces
lo hice por el placer de la resistencia,

que cuando tienda mis brazos
no me abracen más que a los comunes
porque en mis alforjas
guardo tan solo papeles,

y cuando quiera hablar
no me escuchen repetir algún credo
que esta boca no simule su ignorancia.

* Poema extractado del libro Otra sombra en el árbol (Ed. eL Bc), premio literario Provincia de Córdoba 2012.
** Antonio Moro (Córdoba 1955).




Publicar un comentario