lunes, noviembre 04, 2013

Jimena Néspolo: Oda a mis ovarios peronistas...




Hoy, 17 de octubre de 2013, yo: Jimena Néspolo,
en pleno uso de mis facultades y desplantes,
a los cuarenta años de horror, te permito,
Dr. Paul, te habilito, Dr. Paul,
munido de tus aspiraciones y polainas,
de tus pinzas, vergeles y tus llaves,
la entrada a mis entrañas.
Puedes pasar, Dr. Paul, adelante. Este es mi cuerpo.
Y este es el trago de sangre vieja que has de beber.
Que no quede nada. Que no duela ya
el amor embolsado en mis ovarios.
Llévate todo este veneno que nunca llegó
a matar a mis enemigos.
Rompe la tela de mi piedad y llévatelo, Dr. Paul.
Haz con mi sangre negra una morcilla de odio
y entrégasela a los perros.
Esa soy, esa fui, esa es mi ofrenda a esta lucha.
Y mi blasón de paz.
Ah Dr. Paul, este día justicialista es un día glorioso.
Desde hoy mis pupilas ya no llorarán rímel en laberintos de endometrio.
En este día peronista, ¿ves Dr. Paul cómo mis ovarios peronistas te saludan?
¿Puedes verlos?, Dr. Paul. Dime cómo son.
¿De qué color se sufren?
¿De qué razón se sangran? Dime.
Dime si aún respiran.
Puedes besarlos, Dr. Paul. Bésalos, te lo permito.
Entrégales tu beso de príncipe y diles que yo también los amo.
Diles que el futuro no existe. Que la muerte no existe.
Que la vida se repite, pero que siempre es hoy.
Ey, Dr. Paul, un último pedido.
Antes de salir de tu escafandra de eternauta,
talla en mi seno este epitafio:
"La vida ha de ser amada. El amor, vivido. La muerte, morida.
Hay palabras mudas que se escriben con el cuerpo."

Y luego invéntale un final. 0k? 


*Poema extractado del sitio Boca de Sapo.
*Jimena Néspolo, ensayista, narradora, poeta argentina.

Publicar un comentario