miércoles, abril 24, 2013

Rosmarie Waldrop: Una vez que la palabra "pena"...



Una vez que la palabra “pena” ha reemplazado al llanto, la conducta funciona como paisaje y el filósofo puede tratar cualquier pregunta como una enfermedad. El momento decisivo es ahora, pero el polvo carece de objeto preciso cuando se pone a la altura de los hechos y sólo cuando parpadeo puedo ver todavía la orilla distante. Nada me había preparado para el fin de la monotonía. Yo siempre admiré las líneas finas como la cuerda de la marioneta, que reemplaza la conciencia asiéndose a la rodilla hueca. Pero sola en la página. O tachada.

*De The reproduction of Profiles, 1987

** Traduc. María Negroni.

*** Al respecto de este libro dice su autora:  "En realidad no soy la primera persona en decir que la poesía tiene una lógica alterna. No es ilógica, sino que tiene una lógica diferente, menos lineal, que recurre a lo menos domado e impredecible de nuestra naturaleza.
Es esto en parte a lo que se refiere mi Reproduction of Profiles, (...) ; y que funciona con una sintaxis lógica, con todos esos “si…entonces” y “porqués”; aunque se desliza constantemente entre marcos de referencia. También representa en especial al cuerpo femenino, y a los viejos arquetipos de género de la lógica y la mente como “masculino”, mientras que lo “femenino” designa lo ilógico, la emoción, el cuerpo y la materia. Espero que el deslizamiento constante desafíe estas categorías.
Sin embargo, sobre lo que trabajé conscientemente fue en el cierre de la oración preposicional. Esto fue un reto para mí porque mis poemas anteriores se habían dirigido sobre todo hacia la expansión de los límites de la oración ya sea al unir oraciones, o al utilizar fragmentos. Entonces tomé oraciones completas (casi siempre) y traté de abrirlas desde adentro, subvirtiendo la forma gramatical correcta y la lógica por estos deslizamientos semánticos. No es necesario decir que la apertura de estructuras cerradas sería también un patrón de pensamiento que podría ser útil en un contexto social, pero
mientras escribimos, como dijo Cervantes en Don Quijote, trabajamos en el reverso del tapiz, bordando diferentes hilos de colores sin saber cómo va a lucir la imagen al frente."

Publicar un comentario