domingo, diciembre 02, 2012

Ana Ajmatova, En lugar de un prólogo...

En los terribles años de Yezhov hice cola
Durante siete meses delante de las cárceles de Leningrado.
Una vez alguien me reconoció. Entonces
Una mujer que estaba detrás de mí, con los labios
Azulados, que naturalmente nunca había oído mi nombre,
Despertó del entumecimiento que era habitual en todas nosotras
Y me susurró al oído (allí hablábamos todas en voz baja):
-¿Y usted puede describir esto?
Y yo dije:
-Puedo.
Entonces algo como una sonrisa resbaló en aquello que una vez había sido su rostro.

1

Al alba te llevaron,
Como a un entierro tras de ti mi salida,
En la oscura alcoba los niños lloraron,
Ante el santo quedaba la vela derretida.
En tus la labios el frío de un ícono.
Sudor de muerte en la frente no olvido.
Como las mujeres de Streliezki pregono
Bajo las torres del Kremlin mi alarido.

De Réquiem, Ana Ajmatova (1889 – 1966).
Publicar un comentario