martes, septiembre 06, 2011

Acerca de los Premios Nacionales 2011 o A los críticos súbitamente justicieros....

Publicamos a continuación, la nota, aparecida en el diario La Nación, y que firma el crítico y ensayista Jorge Monteleone, compañero de Jurado de quien esto escribe, relacionada con otro nota, de Ivonne Bordelois, aparecida el viernes pasado en el mismo medio, en la cual Bordelois fustiga, grosera e inmerecidamente (de esto ya vamos a hablar), al jurado de los Premios Nacionales 2011, y a su ganadora, la poeta Diana Bellessi.

María del Carmen Colombo



MERECIDO PREMIO DE POESÍA
Por Jorge Monteleone
Para LA NACION

En su artículo "Los últimos serán los primeros", publicado en esta misma página el viernes pasado (http://www.lanacion.com.ar/1402601-los-ultimos-seran-los-primeros), la escritora Ivonne Bordelois, cuya obra y carrera académica estimo, señala que el primer Premio Nacional de Poesía otorgado a Diana Bellessi constituye un "inmerecido agravio" al poeta Jorge Leónidas Escudero porque en el mismo concurso sólo obtuvo una mención. Como uno de los miembros del jurado, me hago cargo de la decisión, responsabilidad que al final de su nota la autora reclama.


Se presentaron 161 obras, de las cuales no menos de treinta eran notables, y muchas de ellas pertenecientes a autores insoslayables de la poesía argentina de varias generaciones. El reglamento permitía premiar sólo a seis libros, publicados entre 2007 y 2010. La elección, por eso, fue muy ardua y acaso ingrata. El criterio puede ser discutido, pero no sospechado de arbitrariedad. Se premiaba un libro y no una trayectoria: esa norma, igualmente discutible, formaba parte del reglamento previo que participantes y jurados aceptamos.

Así, entre los seis nominados, obtuvo el primer premio el libro de Diana Bellessi Tener lo que se tiene (2009, incluido entre las páginas 1087 y 1192 de la obra reunida bajo el mismo nombre, lo que pudo confundir) y obtuvo la primera mención el libro de Jorge Leónidas Escudero Aún ir a unir (2010). Los poemas que la Dra. Bordelois compara pertenecen a otros libros de esos autores: "Sudorosos en el porche", de Bellessi, se halla en su libro Mate cocido (2002), y "Ultima apuesta", de Escudero, está en su libro Senderear (2001). Es decir, no se encuentran en los libros premiados. La escueta comparación de Bordelois está lejos de definir las deslumbrantes obras respectivas de esos poetas. Asimismo, su artículo menoscaba el bien ganado prestigio de la poeta Diana Bellessi. El premio obtenido no "agravia" la extraordinaria trayectoria de un poeta como Escudero, a quien muchos lectores veneramos y al que la propia Bellessi considera uno de sus maestros. Escudero no recibió el Premio Nacional de Poesía entre los años 2000 y 2010 -la editorial Ediciones en Danza publicó ocho libros del poeta sanjuanino- por la sencilla razón de que la distinción dejó de ser otorgada durante esos años. Celebro que la Secretaría de Cultura de la Nación lo reinstaurara a partir de 2011. Me honró integrar un jurado que trabajó sin presión alguna, con total independencia de criterio, pluralismo y respetuosos disensos finalmente consensuados.

La argumentación sostenida por la Dra. Bordelois en su nota me parece insuficiente; su información, imprecisa, y su juicio crítico, limitado. Sí comparto su indeclinable admiración por la obra del gran poeta Jorge Leónidas Escudero, cuya lectura recomiendo enfáticamente a los lectores, como ella lo hizo. Pero también la de la gran poeta Diana Bellessi. Los libros premiados pueden hallarse en los gruesos volúmenes de la obra de Escudero (Poesía Completa, Buenos Aires, Ediciones en Danza, 2011) y de la poesía reunida de Bellessi (Tener lo que se tiene, Buenos Aires, Adriana Hidalgo, 2009). La rica poesía argentina, de todos modos, no necesita de voluntariosos jurados ni de críticos súbitamente justicieros.

13 comentarios:

Jorge Aulicino dijo...

La última frase suena por un lado extraña, por otro lado insidiosa: no necesita la poesía argentina jurados... y entonces? por qué los integramos? En cuanto a la pluralización en la segunda cláusula -'críticos justicieros'- parece que se quisiera hacer extensiva la exclusión a otros críticos, que tal creen que el premio debió ser más justo con Escudero, sin que eso implique cuestionar la elección de Diana Bellessi. Entre ellos me cuento, como es público y notorio, y no he criticado la poesía, que por otro lado sí puede ser legítimamente criticada, hablando en general y en particular, sino al sentido que tiene el Premio, malgré el reglamento.
Saludos cordiales

María del Carmen Colombo dijo...

Querido Jorge, primero que nada te agradezco tu visita al blog y tu comentario.
La respuesta de Monteleone, me parece, está referida, puntualmente, a la nota de Bordelois, a párrafos y afirmaciones que hace ella en ese escrito. Así, teniendo en cuenta ese contexto, el de la mencionada nota, debe entenderse -me parece-, tanto lo del tema de "los jurados" como también la referencia a los "críticos justicieros".
Para nada creo que Monteleone se refiera a otros críticos, que con respeto y dignidad han expresado sus opiniones al respecto. Que, por supuesto no es el caso de Bordelois.
Un abrazo, Jorge.

Jorge Aulicino dijo...

Es posible entender la frase en singular, estoy de acuerdo
Fue entonces una mala lectura la mía
Espero que el debate sobre los Premios se encarrile hacia lo que me parece necesario discutir, que es su reglamento, que así como está da lugar a estos desaguisados. Fijate que más allá de lo que te parezca la opinión de Bordelois, discute obras y trayectorias... porque eso es lo que todo el mundo entiende que se premia en los Premios. Será porque el Premio Consagración no se da, o porque "premio nacional" sugiere por sí mismo la 'consagración'... El caso es que parece más fácil modificar el reglamento que instalar la idea de que los Premios Nacionales son sólo a un libro y no a toda la obra
Un abrazo

María del Carmen Colombo dijo...

Querido Jorge, la nota de Bordelois, me parece, se escuda en ese criterio que vos honestamente mencionás, entre otros, para desmerecer -desautorizar- al jurado y, sobre todo, a Diana Bellessi, de una manera tan grosera, que resulta insultante, para ambos. Monta, su nota, una estrategia, pobre, infeliz, mezquina y miope, para intentar comprobar, sin ruborizarse de su torpeza, que tal poeta es mejor que otro. ¿Así lee poesía la gran linguïsta recibida en Massachussetts? Vamos! Flaco favor le hace ese libelo de cuarta que escribió a la apertura de una u otra polémica, querido Jorge, sobre todo la amenaza, ¿o maldición?, que lanza contra el jurado en sus líneas finales. Lo mismo que aquellos que hablan de un jurado kirchnerista y, por eso, defenestran (palabra de la que hablamos) a nosotros, sus integrantes.
Difícil polemizar con altura de temas de reglamento cuando apalean de esa forma.
Un abrazo!

Jorge Aulicino dijo...

María del Carmen: no defiendo a Bordelois, pero, como vos decís, se apoya en ese 'criterio' que no es un criterio sino la percepción de muchos, de todos, diría, sobre lo que significa el premio. No estoy de acuerdo ni con la confrontación de obras que hace Bordelois ni con las palabras, el tono y la 'maldición' final, para que quede claro. No es ésa mi posición, y te reitero: si Bordelois puede apoyarse en algo, es en una confusión que ya más bien convendría despejar. A mi juicio, reuniendo en un solo premio el Consagración y los 'Nacionales'. Es todo lo que quise y quiero decir.
Abrazo
Jorge

María del Carmen Colombo dijo...

Sí, ahora comprendo, Jorge... Puede que tengas razón. Voy a pensar acerca de esto que decís. Bueno, te agradezco mucho este intercambio. Un gran abrazo para vos.

Jorge Monteleone dijo...

Ya dije lo que tenía que decir. Pero para aclararle a Jorge (cuya nota no había leído cuando escribí la respuesta a Bordelois) el final de la nota no pretende ser insidiosa sino irónica: se refiere a Bordelois y a mí. La poesía argentina no nos necesita para desarrollarse en tanto jurado voluntarioso o crítica súbitamente justiciera. Pero eso, que habla exclusivamente de los contendientes en este debate, no es contradictorio con el sentirme honrado de participar de este premio, con la responsabilidad que significó, pero que preferí asumir para manifestar mi apoyo a esa distinción. Mi nota además no estima que la poesía de Bellessi y de Escudero estén en una disputa categorizadora ni que el resto de los poetas (incluyendo los excelentes libros y autores que quedaron afuera) estén en una especie de ranking. Detesto en el arte este artista es mejor que este otro, etcétera, me parece que desde el punto de vista de la lectura, la crítica y la interpretación son criterios valorativos relacionados con el gusto, que responde a condiciones de legibilidad epocales y muy variables (y que, como a todos, me afectan). La votación, como sabe mi compañera del jurado María del Carmen, fue consensuada del mejor modo posible, para acercarse a una posición relativamente unánime y respetuosa de todas las tendencias y opiniones que tuvimos. Y en cuanto al entusiasmo de Jorge con Hugo Gola, y sus valores, los comparto y conozco muy bien y creo ser uno de los más insistentes estudiosos y divulgadores de su obra: fui el primero que lo propuso para la mención Konex (junto a Jorge Aulicino, como recordará), lo dicto como lectura obligatoria en varios seminarios, escribí un largo artículo que lo incluye en la Historia Crítica de Jitrik, reseñé sus últimos libros, lo incluí en mi último proyecto PIP para el Conicet y prologué el libro Retomas (a su pedido) que salió con el tercer premio y que, por lo demás, sólo obtuvo una reseña en adn, por lo que se me alcanza, aunque tal vez no conozca otra. Retomas tuvo una deficiente distribución. Hace tiempo que contribuyo a divulgar la obra de Gola, cosa que el propio Gola sabe mejor que nadie, y no conozco muchas más contribuciones críticas para hacerla conocer. Lo considero, como Jorge, un gran poeta, pero tampoco lo hago participar en el ranking. Un saludo afectuoso para todos.

María del Carmen Colombo dijo...

Hola Jorge, gracias por tus palabras. Por estas y por las que escribiste en tu nota de La Nación. Suscribo ambas.
Fue un verdadero honor para mí compartir el jurado con personas como vos y los demás compañeros que, como muy bien decís, consensuamos "del mejor modo posible, para acercarnos a una posición relativamente unánime y respetuosa de todas las tendencias y opiniones que tuvimos".
Un gran abrazo, y gracias otra vez por tu actitud siempre sabia, honesta y valiente.

María del Carmen Colombo dijo...

Olvidé decir que no he leído la nota de Jorge Aulicino, tampoco sabía que había escrito algo al respecto. Un abrazo!

María del Carmen Colombo dijo...

Aclaro que los comentarios que no lleven el nombre de su autor, es decir que sean anónimos, no serán publicados. Gracias.

Jorge Aulicino dijo...

No me parece que aludiera yo a ranking alguno, tampoco dudo de la honestidad de los jurados. Mi nota se dirigía a un punto: proponer un cambio del reglamento de los Premios tarea que excede a los que participaron este vez como jurado. Lo mismo dije en 2004 cuando participé del jurado con Nicolás Rosa y Horacio Armani (algo bastante plural, dicho sea de paso, lo que me pareció muy bien). La percepción de aquellos jurados fue que lo que premiábamos, más allá de la obra presentada, era un nombre y una trayectoria. Eso, digamos, estaba y está "en el aire". Por eso elegimos por unanimidad a Francisco Madariaga, post mortem. Lo que dije sobre Gola y Escudero en mi comentario es que me decepcionó que estuvieran ubicados en los lugares en que estuvieron, en la premiación. No creo en los rankings precisamente, sino en que el Premio debe ser un reconocimiento de la obra de un autor, insisto, y lo digo una vez más: el Premio es percibido como consagratorio, aunque exista el otro premio, el Consagración. Se trata de eso y nada más. No dudo que Monteleone aprecia a Gola, y en general a los poetas premiados. No hablé ni hablo de la labor del jurado excepto en ese punto, y conste, lo reitero: sólo lo señalo en el marco de una crítica a los reglamentos, normas que rigen el Premio. No comparé estéticas, no me interesa el ranking; no realicé el procedimiento Bordelois: lo que señalo son nombres, obras, trayectorias. No todas pueden ser justamente reconocidas, eso es comprensible. Pero sí algunas.
Cordialmente
Jorge Aulicino

Jorge Aulicino dijo...

Por otra parte, Jorge, rectifiqué aquí, más arriba, mi impresión de que tu frase era insidiosa. Lo reitero: entiendo que no lo es.

facundo ferreirós dijo...

"Labra profundo, echa basura, y cágate en los libros de agricultura". ¡Viva la Poesía! ¡Abajo el cánon! ¡Vivan Escudero, Bellessi, gola y todos los poetas (o los "hablados por la poesía" como decía Zelerayán)!. A leer, escribir y convidar más poesía.. y a no empequeñecer ni empañar el género con discusiones de otra índole. Cuántos poemas hubieran sido escritos entre tanta discusión, cuánto podríamos haber embellecido el mundo...

Facundo Ferreirós
http://latiendadeobjetosinservibles.blogspot.com/