miércoles, mayo 25, 2011

Rodrigo Álvarez: Isla de edición

Carabela
cerrá los ojos
vas a ver...

al viejo
romper nueces navideñas
y ofrecer la cáscara vacía

era rellenarla con plastilina
un escarbandientes como mástil
una vela y zarpar

un barquito
a la deriva.

no soplaba ningún viento
y aún buscamos llegar
donde una nuez parece un coco.

**

un fuego
basta para encenderse

un fuego
y lo que viene a decir

el flamear de su lengua
escupe chispas
que roban
a la noche su luz

mientras se deja abanicar
por el giro poseído
de un derviche que danza,

en el humo contagioso
en la espesura de lo negro

la noche tiene el alma
que camuflada penetra
en un sueño indomable

antes que la pava silbe
y el cielo sea una brasa
alguien vendrá a espolvorear
en el río tus cenizas

**
                          le tengo terror  a los demonios
                                   quiero decir a los domingos
                                       Osvaldo Lamborghini

día de visita

y al séptimo día
de cada semana
la visita consabida

nadie cuenta que hubo
un motín jamás apaciguado
aunque en apariencia
haya reinado el silencio

el mudo estudio
de los mosdos mayores
en un intento vano
por esquivar la repetición

pulverizarse

por la luneta empañada
la lluvia
queda atrás.

Carrusel

una música
con el caramelo de unos dedos pegajosos
y el paso en cámara lenta
del corcel de madera despintada

alaridos y risas suspendidas
en el saludo al pasar

tiene las riendas del tiempo
y no está mal girar y girar
sobre un mismo eje

aún hoy llegan del silencio
noticias del caballo alado
y lo que voló con él

las palomas de la plaza dicen
hubo un jinete
la mano hacia la sortija
que rozaba la felicidad de vuelta en vuelta
                           
*Rodrigo Álvarez (Buenos Aires, 1968) Participó en la antología Mirad al cielo: ¡Los renos caen ardiendo! (Clase Turista - CCEBA, 2009). Tradujo al portugués La inocencia, de Arturo Carrera. Isla de edición es su primer libro publicado.
Publicar un comentario