martes, mayo 03, 2011

Juan L. Ortíz: La cara de Isadora

"¡Qué cosas tenía Isadora Duncan! Cuando bailaba, no solamente era el cuerpo, era la expresión... En la cara se le notaban los estados de espíritu en una forma tal que parecía que esa mujer iba a morirse. En cierto momento, o ya se moría con un suspiro de nostalgia, o ya se moría en un estado de angustia. Era una cosa muy rara. No solamente yo lo sentí, sino otros también, por cierto. Y lo sentí entonces, cuando vino Isadora. La vi por setenta centavos en el Colón, en el "gallinero" del Colón. Había ido con un muchacho, estaba sentado al lado mío, y comentábamos esa cosa extraña, la cara de Isadora."

Publicar un comentario