miércoles, marzo 16, 2011

Hilda sobre Sigmund: el tono de su voz...



“… el hermoso tono de su voz tiene una manera de extraer de su contexto una frase, o una oración en inglés (fuera del contexto asociado, podría decirse, del conjunto del idioma), de modo que, aunque hablaba inglés sin traza perceptible de acento, aún así hablaba una lengua extranjera”(...). El tono de su voz, la cualidad cantarina que impregnaba tan sutilmente la textura de la palabra hablada, hacía que esta palabra hablada viviera en otra dimensión, o tomara otro color (...), o como si metiera una pieza de ese pensamiento arrancada de la textura monótona y desgastada del lenguaje mismo, en la caldera hirviente de su propia mente, para extraerla teñida de azul o de escarlata, un color nuevo para la vieja malla gris...”

*De Tributo a Freud, "Escrito en la pared", pág.118.
Publicar un comentario