sábado, octubre 03, 2009

Dichos de don Ricardo Molinari

“Qué podría decir yo, que sea bueno o novedoso, de esta vida que me da Dios? Ocio, nada más. Horas dedicadas a lecturas desordenadas, contemplaciones y algunos minutos, los menos, para la amistad. Mis creencias literarias aún no llegan a completar un anaquel mediano. Admiraciones, juventud atropellada y la vida cambiante. Ya somos dueños de algunas tentativas de genio, que se pierden en política, en acallamiento y disculpa filosófica. Tal el caso de Macedonio Fernández, nuestro Torres de Villarroel, todavía mejor. Hoy creo en todos los órdenes de la disciplina artística de nuestro país. Los tiempos mejoran. Y quede en pobreza esta breve lonja de la plaia azul de la persona mía…”

“Casi me atrevería a decir, que sin proposición tácita, la palabra, o ellas todas, pujan entre sí y crean un verso que alguna vez brota inesperado, y casi siempre de peregrina esencia y tratamiento.”


“Y pienso que existe una porción indefinible de azar, de escondimiento, de casualidad en la poesía. ¡El positivo y extrordinario juego!”


Sobre su propia obra: “… un extenso cuaderno de complejidades, dudas y experiencias, de aprendizaje, ejercicios y busca tensa de un tono de armonía interior saludable.”

“La literatura es una larga, inútil y penosa dedicación.”

“Me defiendo porque quiero hacer poesía, que es mi modo más hondo de vivir.”

“He sacrificado muchas cosas por la poesía. La poesía es un ejercicio de pobreza”.

“La poesía es mi constante divagar, esa porción de tiempo que se destruye en nada y arranca inmutable de las tinieblas y del sabor del alma”.

“Pasión de ocioso la de arrimar a una, otra palabra –a veces repetida incisamente—para ver cómo en ella cambia el sentimiento, hasta volverse más fino.”

“(…) La poesía no es vanidad (…). No es un adorno que acompaña la existencia humana, ni sólo una pasajera exaltación ni un acaloramiento o diversión.”

“Entregué mi tiempo a una labor noble y pensé en una alta dignidad: la que cuida mis días.”
Publicar un comentario