lunes, septiembre 21, 2009

Más poemas de H. D.**

Ninfa de montaña (de Poemas misceláneos, 1914-1917)

Gira hacia arriba, océano—
arremolina tus pinos puntiagudos
salpica tus pinos grandiosos
sobre nuestras rocas,
arroja tu verde sobre nosotros,
cúbrenos con tus charcos de abetos.

Helena (de Heliodora, 1924)

Toda Grecia odia
los ojos quietos en el rostro blanco,
el lustre que remeda a los olivos
donde está de pie
y sus manos blancas.

Toda Grecia denigra
el rostro macilento cuando ríe,
odiándolo aún más profundamente
cuando se pone pálido y blanco,
recordando encantamientos del pasado,
males del pasado.

Grecia ve sin conmoverse,
la hija de Dios, nacida del amor,
la hermosura de sus pies frescos
y las más suaves rodillas,
podría incluso amarla
si tan sólo estuviera tendida,
ceniza blanca entre cipreses fúnebres.

Las islas (de Himen, 1921)
II
¿Qué puede darme el amor a la tierra
que tú no me hayas dado—
qué saben los altos espartanos,
y los pueblos más gentiles del Ática?

¿Qué poseen Esparta y sus mujeres
que importe más que esto?

¿Qué son las islas para mí
si te extravías—
qué es Naxos, Tinos, Andros,
y Delos, broche
del collar blanco?


*Poemas incluidos en el libro Poemas de Helena en Egipto, Ediciones Angria-Caracas, Venezuela, 1992. Traducción: María Negroni y Sophie Black.
** Hilda Doolittle (1886-1961). Nació en Pennsylvania (Estados Unidos). Autora de diversos libros de poemas (Sea Garden (1916), Hymen (1921), Heliodora (1924), Red roses for Bronze (1931), Trilogía (1944-46), Helen in Egipto (1961), entre otros. También escribió prosa.
Publicar un comentario