sábado, agosto 15, 2009

Lelé Santilli*: Hoy estoy así...

Un día tan hermoso que querría
haber soltado amarras,
arrancado del muelle la cabeza
de hierro
sin pensar
en nadie que me llame por mi nombre
de pila
otra que bautismal,
ni un hijo. Ya por la gracia
cálida del cielo,
cambio la edad en tonos de la piel
soleada
y me esfumo entre cañas y totoras,
hundiéndome en cigarras,
alargando su canto
con el mío. La isla
ha atravesado continentes
para estar cerca
de mí
con su veneno, su venerado
verde. No puedo más
que estarme en ella así,
al alcance de mis madrugadas
y destiempos,
aun con sus muertos todos míos.
Escucho un Paraná cinchando
sus olitas, niña en la tinaja
de la abuela, pececito
un salto adelante de la lágrima.
No hay tormenta que valga
para el amor
a la tierra. Hay mis gentes
venidas
de un mismo sueño, como si el norte
fuera el chujchila
de la sangre
y el sur
la pava silenciosa
en el brasero. Cenizas
fuera ya mi ir y venir,
todo canto de balde
y de roldana
en este pozo de alma.


*Lelé Santilli nació en Armstrong, Provincia de Sante Fe, y vive ahora en Estados Unidos. Publicó Seda terrestre (Bajo La Luna. Rosario. 1992). El poema que se transcribe es inédito.
Publicar un comentario