viernes, junio 22, 2018

GUILLERMO SAAVEDRA La luz al final del túnel

A UN EXCREMENTO OSCURO CON MICRÓFONO

Frustrado por no entrar al Buenos Aires
y fracasar en toga leguleya,
este cateto es una zarigüeya
cacareando en los medios al desgaire.

Trepidó en la Ucedé, fue buey corneta
del sebáceo y radial González Oro;
masculló con Hadad, se hizo trompeta
solista repitiendo como un loro

que el crimen es el Otro, siempre y cuando
el Otro sea de izquierda o kirchnerista.
Afianza su afición regurgitando
en radios y en canales entreguistas.

Tumor sin extirpar del periodismo,
Ed Feinmann es un flan con botulismo.


EL COSO NOS EXPLICA: “¡PASAN COSAS!”

De golpe… todo es raro… tipo… coso:
veníamos muy bien, pero estos días
están pasando cosas... el mocoso
del dólar descosido. Ni mi tía

me explica por qué sufro tanto acoso.
Ya casi no desculo si es un caso
de gente que me acusa porque acaso
me caso con el Fondo aunque es costoso.

¡Que cacen los cosacos con casacas
y cascos a los locos que protestan
por cosas que ahora trae la resaca!
¡Veníamos tan bien, era una fiesta!

Soy Macri... el responsable de estas cosas
que están pasando... Tipo… no sé... cosas...

(e così via...)


A UN CAGADOR SUFRIENDO UNA DIARREA

Vean al torpe canalla en un video,
corriendo como rata por las vías
en procura de un baño, porque el reo
no retiene ni un pedo en estos días.

No se sabe si fue por Aranguren,
Sturzenegger o Paco Cabrera
–no hay un solo integrante que le dure
en su equipo de bestias camorreras–,

pero el caso es que el dólar se dispara,
su imagen ya se arrastra por el suelo,
en el Fondo, Lagarde está muy rara…
¡y en vez de brotes verdes, hay pañuelos!

Un día de justicia se aproxima:
el peor cagador se caga encima.


A UN PIRATA QUE VUELVE A SU ESCRITORIO

En medio de su pecho hay una concha:
no sexo femenino sino emblema
de la empresa que, con serena flema,
dirige desde siempre haciendo roncha.

Orgulloso piloto de clausuras
por miles de infracciones y tramoyas
–guiadas por la gula y por la usura
y no por no poder parar la olla–,

sufrió un gran cachetazo en 2005
y nunca perdonó tal agasajo:
se vengó del boicot con gran ahínco
zampando tarifazos a destajo.

Fue un recreo pasar por el gobierno
para este cuis con concha del infierno.


A UN TAHÚR CON CARA DE CANCHERO

Contra “los putos K”, llegó Caputo,
otra termita hambrienta y sobradora
macerada en el Newman, un canuto
capaz de reinventar la aspiradora.

Eviscerada escoria subhumana,
la levanta con pala y nos empala
desde cargos diversos. Ni su hermana
se salva si este pícaro se embala.

Atleta del off shore, rey sin corona,
del curro impune halló la panacea:
tira el centro que él mismo cabecea,
total... ¡Laurita Alonso lo perdona!

Llegó ahora al Central a hacer estragos,
diciendo: “¡Giles, otra vez los cago!”.


UNA BESTIA ORGULLOSA SE CONFIESA

No me pidan que piense, yo carezco
de toda intelección, soy un vacío
sin límites, ni freno. Yo padezco
de incomprensión dolosa. Hay un frío

tan profundo y perfecto en mi cerebro
que ni una salamandra lo calienta.
De vez en cuando intento y solo enhebro
alguna frase flaca y purulenta.

Para pensar está Durán el Barba.
Él me dice: “No pienses, Gabrielita.
No digas nada que, si alguno escarba,
descubrirá que sos de baquelita”.

Todos fuimos, de chicos, embriones.
Yo sigo siendo un feto con calzones.


A UN CAMALEÓN TELÚRICO Y SU CHANGO

Un camaleón telúrico y anémico
–su sangre alberga un solo Leucocito–,
actúa como un tero polisémico:
allá pone sus huevos y aquí el grito.

Fue rojo cuando serlo era tendencia,
guerrillas cultivó ya trasnochadas,
y luego celebró con diligencia
del Turco, las innúmeras trastadas.

Se colocó la Alianza unos minutos,
se divorció. Probó ser kirchnerista.
No le cupo la dieta en absoluto,
volvió a mutar en laucha cambiemita.

Es tero, es camaleón, es un sapito
saltando entre rastrojos con changuito.


A UN CANALLA QUE VIVE EN LA INTEMPERIE

El infame Dujovne Nicolás,
conocido desde hace muchos años
por su empeño en mandarnos a los caños,
cada día se esmera un poco más.

Se cebó picoteando en bancos varios
al calor de la ingesta menemista.
Fue asesor, consultor, contrabandista,
no es cv lo que ostenta, es un prontuario.

Consagrado a dejarnos sin un mango
convirtiendo en casino el país entero,
mientras manda su guita al extranjero,
él se arrastra ante el Fondo y en el fango.

Sin embargo, esta rata tiene frío:
hoy se supo que vive en un baldío.


PREGUNTAS A GLOBERTOS REINCIDENTES

Volvieron los del Fondo. Los llamaron
ustedes con su lógica globerta.
Durante doce años se quejaron
y ahora callan, más mudos que una puerta.

¿Esperan que el gurú de la alegría
les vuelva a inflar los globos con basura?
¿Insisten en comprar ese tranvía,
persisten en pensar contra natura? 

¿Qué harán el día en que este circo explote
y se los lleve puestos como a todos?
¿Van a correr ansiosos a los botes
empujando a los pobres con los codos?

¿Son garcas o tarados? Ambas cosas:
fascismo que supura y no reposa.


YA ESTAMOS EN EL FONDO, NUEVAMENTE

Ya estamos en el Fondo. No hay viveza
que quepa descubrir, es evidente:
nos dejarán en bolas nuevamente,
con más desolación y más pobreza.

Y el dólar que no para, y nuestra gente
cagándose de hambre, muerta en vida,
sin médicos, sin techo y sin comida;
y estas lacras triunfantes, sonrientes…

¿Dónde están, me pregunto, dirigentes
capaces de hacer frente a este aguacero?
¿Actuarán, cegetistas complacientes,
congresales y líderes rosqueros?

Que crezca desde el pie la resistencia,
con hechos, con palabras, con conciencia.


A UN PALURDO BOQUEANDO EN LA CORNISA(¡Feliz día del periodista!)

Cuando expele su voz, se hace evidente:
es un débil mental calafateado
por la técnica estéril de un mercado
que transforma lo estúpido en vehemente.

Quiso ser periodista. No ha podido,
se quedó alcahueteando en la cornisa.
Desde allí trapichea longanizas
con su cara de culo mal zurcido.

Se dedica a pinchar conversaciones
telefónicas, íntimas, ajenas.
No le pidan que exponga reflexiones,
su cerebro es un páramo de arena.

Ni siquiera una pauta lo ennoblece:
se la paga Cambiemos y con creces.


A UN GORILA DE PIEDRA ENCANECIDA

Un compadrito espeso desempeña,
en esta banda rancia y cadenera,
el triste rol de lubricar zonceras
y suavizar el fuego echando leña.

No se sabe si es títere o maneja
los hilos del ingrávido Maurizio.
En todo caso ofende su artificio
de estar mojando siempre alguna oreja.

Impúdica es su facha cenicienta,
Anónima, su estirpe y su calaña:
allí donde hay un charco está su caña
pescando en aguas siempre fraudulentas.

Hoy la Peña la tuvo de mañana:
le encajaron olímpica banana.


A UN TURBIO INTERVENTOR DESAFORADO

Calcúlese la mierda que hay en “Triaca”
si “Aca” es en el norte igual a “Mierda”.
De un padre deleznable es la resaca,
no hay curro ni tajada que él se pierda.

Coherente en su diabólico legajo,
del Turco impronunciable fue soldado,
diezmó como PROficuo diputado
y funge de Ministro de Trabajo.

Campeón de intervenciones maniqueas,
dispone de su tropa a los insultos,
trafica, aprieta, humilla y nepotea
llevándose un vueltito en el tumulto.

No hay caja que él no vea como ubre:
mañana ordeñará la de insalubres.


EL MEJOR EQUIPO DE LOS ÚLTIMOS 50 AÑOS
"Allí estaban Rogelio Frigerio (designado en Interior), Patricia Bullrich (Seguridad), Jorge Lemus (Salud), Julio Martínez (Defensa), Germán Garavano (Justicia), Carolina Stanley (Desarrollo Social), Sergio Bergman (Medio Ambiente), Ricardo Buryaile (Agricultura), Pablo Avelluto (Cultura), Esteban Bullrich (Educación), Francisco Cabrera (Desarrollo Productivo), Susana Malcorra (Cancillería), Oscar Aguad (Telecomunicaciones), Jorge Triaca (Trabajo), Andrés Ibarra (Modernización), Juan Aranguren (Energía) y Alfonso Prat-Gay (Hacienda). Por estar de viaje, faltó a la foto Lino Barañao (Ciencia y Tecnología). Tampoco asistieron los designados en organismos descentralizados, pero dieron el presente Fernando de Andreis (Secretario de Gobierno), José Cano (Plan Belgrano) y los dos asesores de Peña en el gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana".

Guillermo Saavedra (Buenos Aires, 7 de octubre de 1960). Poeta, escritor…

Extractado del blog Poesía y política. 
Publicar un comentario