miércoles, octubre 29, 2014

Marcel Duchamp: Sobre el movimiento



Crédito: Jonio González
El movimiento, o más bien las sucesivas imágenes en movimiento, no aparecieron en mis obras hasta [...] octubre de 1911, cuando pensé en llevar a cabo el “Jeune homme triste dans un train”.
En primer lugar está la idea del movimiento del tren y, después, la del joven triste que se encuentra en el pasillo, que se desplaza; por lo tanto, había dos movimientos paralelos que se correspondían entre sí. Después, hay en esa obra la deformación del buen hombre, que denominé “paralelismo elemental”. Se trataba de una descomposición formal, o sea en láminas lineales que se siguen como líneas paralelas y deforman el objeto. El objeto está totalmente extendido, como flexibilizado. Las líneas se siguen paralelamente cambiando suavemente para formar el movimiento o la forma en cuestión. Utilicé ese mismo procedimiento en el “Nu descendant un escalier”.
El “Jean homme triste dans un train” mostraba ya mi intención de introducir el humor en el cuadro o, en todo caso, el humor del juego de palabras: triste, tren. Creo que Apollinaire lo llamó “mélancolie dans un train”. El joven está triste debido a que hay un tren que viene después...

*(En Pierre Cabanne, “Conversaciones con Marcel Duchamp”, Anagrama, Barcelona, 1972. Trad. de Jordi Marfá. La imagen, “Jean homme triste dans un train”, de Marcel Duchamp, 1911.)



Publicar un comentario