martes, septiembre 23, 2014

Mónica Tracey: Lugares










                                                                                                               Un poeta debe escribir sobre
                                                                                                                       la frontera donde vive.
                                                                                                                  (Leyendo a Seamus Heaney)








                                                Caracas

Sólo quedé yo
sólo yo de las tres
para contarlo
y aquí estoy
desde hace días
viendo por la ventana
nuestra ventana
muda
no puedo decir nada
aquí
la ausencia
sólo la ausencia
habla.


 
India

Queda un barullo
de todos esos días
queda un barullo
no se puede pensar la India
no se puede decir nada
bellos retazos
en el tumulto
bellos.



 Varanasi

La lluvia sobre el
Ganges cae lenta
suave nadie quiere
desbordar al Ganges
que ya desborda de
ritos de cuerpos
de cenizas
apenas una lluvia
serena para aplacar
al sol.



 Patan

A las diez es noche cerrada
                                               no hay alumbrado
                                               ni gente
                                               sólo templos templos templos algunos
                                               con pequeñas velas encendidas
                                               como si un fantasma
                                               hubiera dejado su ofrenda
                                               Lalitpur debió llamarse Lilliput
                                               con sus pequeños negocios
                                               de puertas diminutas
                                               justo a la medida
                                               de sus pequeños habitantes
                                               que pronto
                                               en unas horas
                                               andarán tocando campanas
                                               en todos los templos
                                               sin esperar siquiera
                                               el amanecer.

 
Dublin

                                               Ese lento anochecer en Dublin
                                               digo ¡Estoy en Dublin!
                                               Dios está escrito en la pared
                                               de enfrente
                                               el barrote del fumadero corta
                                               la palabra stuDios
                                               Dios decía Dios.



 Tigre

Víctor pasa en su lanchón
lentísimo
apenas divide aguas
apenas mueve la mañana de nubes bajas
un surco cada día sobre su misma estela
un hombre necesario
en su delta.



 En un tren

Es preciso pasar dos veces
por el mismo lugar
porque no se pasa
dos veces
por el mismo lugar
así el sol
así la lluvia
así también la montaña
con su engañosa inmovilidad
así mis ojos hoy
tan abiertos.





*Mónica Tracey  (Junín, Prov. de Buenos Aires, 1953).  Poeta y periodista. Fue integrante del grupo Último Reino. Libros publicados: A Pesar de los dioses, 1981. Celebración Errante, 1987, Hablar de lo que se ama, 1990 (este libro ganó una beca de la Fundación Antorchas),  Hablo en Lenguas, 1999, Sobre la espalda del cielo, que ganó el tercer premio del Fondo de las Artes 2007,  todos en editorial Ultimo Reino.

**  Los poemas que se publican son inéditos.
                                                                                                             
Publicar un comentario