miércoles, noviembre 14, 2012

César Vallejo, un exorcismo por ardid

XVI

Tengo fe en ser fuerte.
Dame, aire manco, dame ir
galoneándome de ceros a la izquierda.
Y tú, sueño, dame tu diamante implacable,
tu tiempo de deshora.
      Tengo fe en ser fuerte.
Por allí avanza cóncava mujer,
cantidad incolora, cuya
gracia se cierra donde me abro.
      Al aire, fray pasado. Cangrejos, zote!
Avístase la verde bandera presidencial,
arriando las seis banderas restantes,
todas las colgaduras de la vuelta.
      Tengo fe en que soy,
y en que he sido menos.
      Ea! Buen primero!


El concepto de "exorcismo por ardid" está tomado del poeta Henri Michaux, búsqueselo en este mismo blog.
Publicar un comentario