jueves, febrero 23, 2012

Carlos Dariel: Miserere...





estoy sentado en un vagón urbano
a la espera de iniciar viaje
una tarde de febrero
 
a través de la ventana
y a metros de distancia
el muro de material improvisado
no puede evitar que mis ojos divisen
la formación que once hora antes
se estrelló contra las barreras de contención
y que arrojó un saldo de cincuenta muertos
y varios centenares de heridos
 
apenas algunos minutos de retraso
evitaron que esa mañana
yo mismo formara parte de ese viaje
con final incierto
y nunca más precisa
tal  conclusión
por minutos apenas
no participé de la tragedia
mi cuerpo no quedó atrapado
en el hierro
en la transicional dicotomía de vivir
o morir
a expensas de nadie
o de todos
por minutos apenas
no asistí al más radical
de mis acontecimientos
 
ahora
once horas más tarde
sentado en otro vagón
y a la espera de un inminente viaje
me siento encerrado
como el gato de Schrödinger
en esta real dimensión
en la que estoy vivo
y muerto
a la vez
 22/2/2012

*Carlos Dariel, poeta argentino. Tiene varios libros editados, entre ellos, Donde la sed (Primer Premio de Poesía 2009 del Fondo Nacional de las Artes).

Publicar un comentario