sábado, agosto 27, 2011

Javier Cófreces y Eduardo Mileo: Los frutos del apetito

Ediciones en Danza anuncia:

La presentación del libro Los frutos del apetito, de los poetas Javier Cófreces y Eduardo Mileo, una obra  a cuatro manos dedicada a las comidas y  las bebidas.

El trabajo aborda la gastronomía y la enología  partir de un entramado compuesto por poemas, recetas, citas y frases célebres vinculadas a la cultura más ancestral: comer y beber.

El libro, de 240 páginas (ilustrado por maestros de la pintura), fue escrito hacia fines del siglo pasado. Luego de su oscuro y silencioso añejamiento, será lanzado en una edición especial de tapa dura, con 100 ejemplares numerados y firmados por los autores.
 
El acto se llevará a cabo en Pan y Arte (Boedo 880), el jueves 8 de septiembre, a las 19.30 horas.

Aquí van algunos de los poems incluidos en el ejemplar:


“Hay cierto pan que tiene más médula que corteza.”  (Oliverio Girondo)


El milagro del pan


La masa está tibia
el fermento cundió la pasta
y levó aroma y volumen
en un falso reposo.
¡Oh! espíritu eléctrico
de la levadura
en brío de harina y agua.
¡Oh! pastón nervioso
de engrudo
y cuerpo de Cristo
¡Oh! tránsito del milagro
que ronda
el infierno que cocerá.
Bendición de la magia
crocante
nutriente del trigo
sagrado pan
te hornearé.





“Como el pan a la boca, como el agua a la tierra, ojalá yo te sirva para algo.”  (Juan Gelman)


Refranero


Al pan pan y al vino vino.
Pan con pan comida de tontos.
Pan para hoy, hambre para mañana.
A buen hambre no hay pan duro.

Pan en los dichos de abuela
en la bolsa y a la mesa.
Flauta de cortar
con la mano
de costra morocha
al gusto de padre.
Pan con manteca.
Pan de puchar.
Pan de madrugada.
con panadero de carro a caballo.
Pan de recuerdo.
Pan en los dichos
que repiten:
Dánosle hoy.




“El alimento de mi espíritu soporta naufragios, pero no olvidéis cargar farináceas a bordo.”  (Almirante. Guillermo Brown)



Motivos de dicha


Pan:
no digas nunca que un dios
te hizo su cuerpo.
Di que alimentaste
a verdugos y víctimas
y a los que no fueron uno
ni lo otro.
Di que mañana
volverá a amanecer
y serán tu perfume
tu color y tu cuerpo
motivos de dicha.



“Desde mi ventana veo esos niños jugando, inadvertidos de mi indiscreción, sus grandes bocas como panes abiertos.”  (Sor Juana Inés de la Cruz)



Niños al costado de la ruta


Pan para hoy
pero mañana
lanzar las piedras al vacío.

Abrir la mano
para que haya un pan
una mentira o
un desierto.

No es hambre si dios
ya se ha olvidado.

Pero caminan
ven
distinguen una línea
que otros llaman crepúsculo.

No perturbes el sueño de los que llevan
una vida digna.
No es pan lo que dios no quiso darte.
Ahógala.
Traga la ira.


Publicar un comentario