sábado, agosto 27, 2011

Recordando a Simone Weil

"Todos los movimientos naturales del alma se rigen por leyes análogas a las de la gravedad física. La única excepción la constituye la gracia.
Siempre hay que esperar que las cosas sucedan conforme a la gravedad, salvo que intervenga lo sobrenatural.
Dos fuerzas reinan en el universo: luz y gravedad.
Gravedad (...): ¿Por qué en cuanto un ser humano da muestras de tener alguna o mucha necesidad de otro, éste se aleja?: Gravedad. (...)."

****
"Mecánica humana. Quien sufre trata de comunicar su sufrimiento --ya sea zahiriendo a otro, ya sea provocando su piedad-- con el fin de disminuirlo, y a fe que lo consigue. A quien está abajo de todo, al cual nadie compadece, no tiene poder para maltratar a nadie (por no tener hijos ni otras personas que lo amen), el sufrimiento se les queda dentro y lo envenena. (...)
Imposible perdonar a quien nos ha hecho daño, si ese daño nos ha rebajado. (...)
Deseo de ver sufrir al prójimo exactamente lo que uno sufre. Por eso, el odio de quienes viven en la miseria se dirige, salvo en los períodos de inestabilidad social, contra sus semejantes.
Es éste un factor de estabilidd social.


Hacer daño al prójimo es recibir algo de él. ¿Qué? ¿Qué se gana (y qué habrá que pagar a cambio) cuando se hace daño? Sale uno crecido. Sale uno más ancho. Ha colmado dentro de sí un vacío al crearlo en el otro.
Poder hacer daño al prójimo impunemente (...) es ahorrarse un gasto de energía, gasto que el otro debe asumir. Lo mismo que en la satisfacción ilícita de un deseo cualquiera. La energía que se economiza de esa manera se degrada enseguida. (...).

Los bajos sentimientos (envidia, rencor) son energía degradada. (...).


Es un error desear ser comprendido antes de explicarse uno ante sí mismo. Como el caso del que busca placeres en la amistad sin merecerlos. (...) Desear escapar de la soledad es una cobardía. La amistad no se busca, ni se sueña ni se desea; se ejerce (es una virtud). (...)".


*Simone Weil. Filósofa francesa (1909-1943). Fragmentos extraídos del libro La gravedad y la gracia.
Publicar un comentario