lunes, diciembre 27, 2010

Roberto Arizmendi nos saluda con una hermosa carta

El poeta mejicano Roberto Arizmendi nos ha enviado esta hermosa carta que queremos compartir con todos los lectores de este blog:
"Pareciera que el tiempo se acorta para poder construir un mundo digno para los hijos y las generaciones venideras. Serán ellos, entonces, los artífices de un mundo nuevo; pero nuestra razón, el pensamiento, la reflexión o la palabra que podamos ofrecerles, será la culminación de la experiencia acumulada, la observación atenta de los años o el acucioso indagar sobre lo esencial para encontrar las nuevas luces, la esperanza, el faro guía que conduzca a otro horizonte diferente.

No hay duda que el futuro es algo que se construye, sin remedio, con el actuar constante de los días. Esa es la historia: una acumulación de actos que abonan o una construcción a base de aportes significativos para que el tiempo tome su ruta y perfile nuevos rumbos. No es la historia el recuento del pasado, sino la reflexión del pretérito vivido, algo que se construye a diario y construye también el porvenir aún sin nombre.

Habremos de aprender a caminar, a amar, a hacer de lo cotidiano un ciclo de esperanza, a recorrer el sendero de otra forma, porque el medio ambiente, el clima, la relación entre seres humanos, la esencia del ser, los valores y destinos, pareciera que están en el momento de ser de nuevo definidos y descritos para un nuevo tiempo que se anuncia.

Aportemos todos a ese destino de construir el nuevo mundo que aguarda a ser definido y perfilado por las generaciones que emergen en la vida.

Digamos a tiempo nuestro tiempo, afirmemos con convicción nuestros valores, hablemos sin recelos de lo que a partir de la experiencia creemos es la esencia de la vida, del ser, de la existencia, como aporte para el mundo que apunta ya, con otras formas. Qué mejor oportunidad de reflexión cuando ya se anuncia el inicio de la segunda década del siglo XXI, cuando nos aprestamos a celebrar las fiestas de fin de año y la llegada, siempre esperada, de un año nuevo pleno de ilusiones y esperanzas. Un abrazo por el gozo de celebrar un tiempo nuevo."
Coyoacán, diciembre de 2010 - enero de 2011.
http://www.robertoarizmendi.com
Publicar un comentario