jueves, noviembre 11, 2010

Alejandra Aguirre: esa leve letanía del alma...


Ventana empañada

Se disipa en mí,
se deja ser,
abandona sus oros,
inunda.

Me adhiero al vaho,
a la neblina de la ventana
que cae en mí, aquieta
y se fuga a través de una rendija.


Diluvio

Que los propios rasgos se diluyan,
perder el nombre, el claro, el uno mismo, el otro.

En uno mismo. Es uno mismo.

Virar de fondo,
rodeado de oscuridad, borrar la foto.

Hacer figuras en el espejo, formas.

Olvidar en la niebla.
perderse de vista. Por amor. Abandonarse.



Terreno abierto

Tomarme siempre como la medida de las cosas.
Apenas este capricho que absorbe,
pozo ciego o zona en construcción.

Con el impacto recurro al clamor
en la pendiente, pantano, alma
suspendida…………….a esa Luz,
a esa ráfaga que aparece en las paredes.

Hundirse, con cintura y manos
me hundo………………….hundida busco
y me devora, fango, insaciable.

Esa leve letanía del alma, sacudida
sacude y clava, entierro las ropas,
con el viento –vida y alma--,
a solas el sustento, a secas
desprendo la costra larvada
o lustrosa desde donde canto.

. Alejandra Aguirre (Buenos Aires, 1970). Los poemas que se transcriben están incluidos en su primer libro publicado Ventana lateral (Huesos de Jibia, 2010).
Publicar un comentario