viernes, mayo 28, 2010

Nelly Sachs: Sueño y morir no tienen atributos

Estamos tan heridos

Estamos tan heridos
que creemos morir
cuando la calle nos lanza una mala palabra.
La calle no lo sabe,
pero no soporta semejante carga;
no está acostumbrada a soportar un Vesubio de dolores.
Han sido devastados los recuerdos de los tiempos antiguos,
desde entonces la luz es artificial
y los ángeles ya sólo juegan con pájaros y flores
o sonríen en el sueño de un niño.


Lenguas saladas del mar

Lenguas saladas del mar
lamen las perlas de nuestra enfermedad-
La rosa en el horizonte,
no del polvo,
sino de la noche,
se hunde en tu nacimiento-
Aquí en la arena
tu negra cifra
recubierta de tiempo
crece como cabello
todavía en la muerte-

¿Quién llama?

¿Quién llama?
¡La propia voz!
¿Quién responde?
¡Muerte!
¿Se hunde la amistad
en el campamento del sueño?
¡Sí!
¿Por qué no canta ningún gallo?
¡Está esperando que el beso del romero
nade en el agua ¿!

¿Qué es eso?

¡El instante de abandono
del cual el tiempo se suprime
asesinado de eternidad!

¿Qué es eso?

Sueño y morir no tienen atributos.

Esa noche

Esa noche
torcí una oscura calle adyacente
por la esquina.
Se extendió entonces la sombra
en mi brazo.
Esta prenda cansada
quería ser llevada/
y el color Nada se dirigió a mí:
¡Tú estás más allá!

Mi amor fluyó en tu martirio

Mi amor fluyó en tu martirio
se abrió paso a través de la muerte.
Vivimos en la resurrección-

Tras la puerta

Tras la puerta
pulsas la cuerda de la ansiedad
hasta que llegan las lágrimas.
En esa fuente te reflejas-

Tu nombre se te ha perdido

Tu nombre se te ha perdido
pero el mundo acude
y te ofrece bella variedad.
Agitas la cabeza y niegas
pero tu amado
encontró una vez la aguja en tu pajar.
Escuchas: él ya te llama-


Perdonad vosotras mis hermanas

Perdonad vosotras mis hermanas
he tomado vuestro callar en mi corazón
él vive ahí y sufre las perlas de vuestro sufrimiento
dolor de corazón golpea
tan fuerte tan estridentemente desgarrado.
Cabalga una leona sobre las olas
una leona del dolor
que hace tiempo dio sus lágrimas al mar-


*Versionesde Javier Tubía

**Nelly Sachs (Berlín, Alemania, 1891). Publicó, entre otros, los siguientes libros: En las moradas de la muerte (1947), Eclipse de la estrella (1949), Eli o la pasión de Israel (1951), También el Sol es apátrida (1957), Elegías a la muerte de mi madre (1957), Huida y transformación (1959) y Poesías tardías ( 1964).
Recibió el Premio de Literatura de la Asociación de Líricos Suecos en 1957, el Premio Droste en 1960, el Premio de la Paz de la Industria Editorial Alemana en 1965. En el año 1966 compartió el Premio Nobel de Literatura con Shmuel Iosef Agnón, escritor israelí. Falleció en Estocolmo en 1970.
Publicar un comentario