martes, junio 24, 2008

Antonio Rabinad*: Reflejos en el fondo de un pozo


La memoria es un espacio ilimitado, un pozo que nunca se agota y que nos pertenece, pero al cual nos asomamos para ver reflejado en su fondo la forma de nuestros sueños o recuerdos. La memoria, con su capcidad sobrenatural de convertir el pasado en presente y extrapolar el futuro (y por lo tanto de sacarnos de ese landel cronológico que estamos obligados a trazar hasta la muerte, pero sólo nuestro cuerpo físico) nos hace comparables a dios, permítaseme esta afirmación, o al menos es la más clara prueba de eso que convenimos en llamar dios. La memoria --ese reflejo en el fondo del pozo-- es nuestra única esperanza frente a la irracionalidad del universo.
*Escritor español (Barcelona, 1927).
Publicar un comentario