sábado, marzo 22, 2008

Livia Mesa*

El vuelo del deseo

Experimenté un día
esa terrible sensación de sueño y
sin soñar
me surgió aquél:
"Ábrete el vestido
tengo un pájaro para ti".
Así fue cómo alcé el vuelo.

Y se inflaba mi vestido en el aire
y era mi habitación la que subía
o no. Entonces

la noche se nos vino encima
y las barbas puntiagudas
hablaban en secreto
-con mi madre- para criticar:
habría de convertirme en monstruo.

Pero era dichosa
y el estilo de los dichosos es
encontrar natural todo,
hasta irse de paseo por el aire.

* Nació en Medellín, Colombia. Graduada en Filosofía y Letras. Tiene varios libros publicados.
Publicar un comentario