lunes, enero 23, 2012

Mercedes Roffé: Como un mantra...

II.

Hay maldad
Residamos al borde de la noche
Hay corrupción y mentira
Residamos al borde de la noche
Hay mezquindad, malicia, engaño, alevosía
Residamos a la vera del día
Hay pobreza y dolor
Residamos a la vera del día




Residamos la noche a la vera de la noche
Residamos la noche en el seno urgente del día




Hay mal, hay fraude, hay sombra
Moremos
en el estallido del día
Moremos
en el seno de la noche
en el fétido seno del mal contra el mal



III.


No hay distancia
la distancia es fuego
No hay distancia
la distancia es humo y cenizas
la distancia es espejo
es la tierra que pisas
la distancia es mi rostro en el espejo
tus pasos sobre tus pasos
sus cenizas sobre tus cenizas




No hay distancia
Soy ella
soy la insomne
la reeencontrada maltratada en el desierto
soy sus ojos
soy su espejo
soy su distancia de mí y de sí misma




No hay distancia, hay ceguera
No hay distancia, hay reencuentro
No hay distancia, hay distintos colores de desiertos
mares de distintos colores
hierba cielo noche
del color distante del tiempo




No hay distancia, hay colores
hay desiertos




Hay casas y hay escombros
hay casas allanadas y casas demolidas
hay tiendas, hay iglús, hay tepes
hay lofts hay búnkers hay palacios
hay ranchos hay taperas hay ramallah hay veneno hay títeres hay soplones
hay las siete ciudades de oro y el oro de los incas
oro en polvo oro negro oro
por aquellos que somos y no somos
oremos
digamos la oración, la palabra que falta
la cifra el número la clave
residamos la noche en la pura presencia


porque sentir es más que ver y más aun es fundirse




hay que volver
hay que volver atrás
hay que volver atrás hacia delante
hay de desovillar la madeja del tiempo
hay que volver al futuro
hay que volver a la masa azul noche estrellada
donde éramos luz
minúsculas partículas de luz dispersa
en el seno de la noche hay que volver
hay que desovillar la trama de esta noche
Disolvamos la noche
Respiremos
Un soplo
Insuflemos de luz la noche de aire
Insuflemos la noche de noche verdadera




No pasarán
No pasará esta noche
No pasará esta noche por el ojo de la aguja
No pasarán
los títeres los embalsamadores los escupidores
escupitajos esquirlas
de podredumbre
No pasarán
roña y sudor
armado
hasta los dientes


fauces
ratas
despojos portadores de despojo
infección portadora de infección




Cuzco Tibet Bagdad




Y esto caducará también.
No el mal. No el mal.
Sólo los nombres.





*Poeta argentina.
Publicar un comentario