jueves, abril 22, 2010

Jorge Santkovsky: Sopesando milagros...

Éxtasis

Con un escalofrío suave
la piel se estrella,
suaves nubes la acarician.

No es el cuerpo quien se aquieta
son los ojos que ya no quieren rutina.


Devorar

La ciudad respira.
Observo con detalle
uno a uno
cada rostro.

No serán devorados,
esta vez,
vertiginosamente:

Rastrearé
huecos y claves,
horas y días.

La ciudad es una suma de rostros
no necesita de vientos ni de tempestades.

Sólo suspiros,
una mirada atenta.

Una melodía.


Inoportuno

A mi alrededor
todos actúan del modo esperado.

La vida
ocurre ahora.

Por largas temporadas
vivir resultó inoportuno.
Fueron tiempos fatuos
esclavos sin amo
instantes ausentes.

La vida ocurre ahora.
Camino lento y pausado,
Sopesando milagros.


Sencillo

No hay odio en el instante,
tus oídos no perciben el pasado.
Tus ojos no ven las imágenes
que tanto te atormentan.

Todos es más sencillo,
el aire fresco lo prueba.


Mentira

Ellos me acompañan,
es mentira que estoy solo.

A menudo en calma
otras con furia,
pregunto
y me responden.

Ellos me acallan,
me elogian,
me ignoran.

Si me ves solo,
caminando
de esquina a esquina,
no estoy solo
ellos me acompañan.


Abismo

Ambas
gota y río,
son fronteras
linderas al abismo.

Denuncia de unos ojos
que ven sólo el fragmento.

Aquello que es todo en sí.
Aquello que es nada.


Cuadras

Ya es más allá
del futuro de mis sueños.
He caminado
por el largo balcón,
donde la suerte
muda en promesas.

Perdí el miedo al espanto
y los malos presagios
no se cumplieron.

Esas cuadras ajenas
las recorrí dos veces.

Una como sonámbulo,
otra como dueño
de mi propio andar
y de mis sueños

*Jorge Santkovsky (Bahía Blanca, 1957). Actualmente reside en Buenos Aires. Cursó estudios de Matemática (UBA). Es presidente de la Asociación Argentina del Juego de Go. Además de Revelaciones, su primer libro editado, tiene inéditos los siguientes libros: Otras criaturas, Breves y muy breves, Acerca de los dioses, el amor y los sueños.
* Los poemas que se transcriben están incluidos en su libro Revelaciones (Editorial Huesos de Jivia, 2010).
Publicar un comentario