sábado, enero 23, 2010

Lezama Lima: La cara oscura del viaje

"El viaje es reconocer, reconocerse, es la pérdida de la niñez y la admisión de la madurez..., casi nunca he salido de La Habana. Admito dos razones: a cada salida, empeoraban mis bronquios: y además, en el centro de todo viaje ha flotado siempre el recuerdo de la muerte de mi padre. Gide ha dicho que toda travesía es un pregusto de la muerte, una anticipación del fin. Yo no viajo: por eso resucito."
*Valoración múltiple. Recopilación de textos sobre L. Lima. La Habana. Casa de las Américas, 1970.
Publicar un comentario