jueves, octubre 29, 2015

blog LAK-BERNA: GRACIAS

Gracias a los amigos de LAK-BERNA por haber incluido poemas míos en su sitio, aquí la dirección.
http://lak-berna.blogspot.com.ar/2015/10/maria-del-carmen-colombo.html?spref=fb

martes, octubre 20, 2015

Judith Filc: Vida en la Tierra*

Progreso

La ola
dejó 
atrás

un trozo de
espejo

La luz del

sol

atraviesa el
vidrio y
resuena contra el

metal

estalla en

trizas que
abrazan 
la arena
----

Intemperie

Nos acostamos con la
panza apretada
contra el
cemento las
manos en la
cabeza

No abrimos los
ojos para no
ver lo que
no está
---

Reparación

Sentís el suelo
blanco y
aterciopelado
enredarse entre los
dedos

ascender por las

piernas
enroscarse
en la

cintura

Te agachás
con cuidado
buscando
entre el
agua
áspera de

restos

las lesiones hacen que retuerza los
brazos formando mudos. Los brazos
se arrastran en
direcciones opuestas hasta
desprenderse

Recogés cada
uno con la
punta de los

dedos

(Encontrar el
lugar
que los 
espera)

*Libro editado por Barnacle, 2015.

sábado, octubre 17, 2015

Marina Tsvietáieva: La verdad de los poetas

(...)
Así es también la verdad de los poetas; la más insuperable, la más inalcanzable, la más gratuita y convincente. Una verdad que habita entre nosotros sólo en el primer momento en que la percibimos (¿qué fue eso?) y permanece entre nosotros únicamente como la huella de una luz o como una pérdida (¿acaso fue verdaderamente?). Una verdad irresponsable y sin consecuencias; una verdad a la que ¡por Dios! - no hay que intentar seguir, ya que ni siquiera para los poetas tiene retorno. (La verdad de los poetas es un sendero en el que las huellas se cubren de vegetación. No habría huellas, ni siquiera para él, si él pudiera ir detrás de sí mismo). No sabe qué es lo que va a decir, y a menudo tampoco sabe lo que está diciendo. No lo sabe hasta que lo ha dicho, y nada más lo ha dicho, lo olvida al instante. No es una de las innumerables verdades, sino uno de los innumerables aspectos, que se destruyen mutuamente cuando se confrontan. Diversos aspectos de la verdad que se dan sólo una vez. Simplemente - una inyección en el corazón de la Eternidad. El medio: la confrontación de las dos palabras más simples, que se colocan una al lado de la otra justamente de este modo. A veces - ¡separadas por un único guión!"


(Rusia, 1892-1941)


Tsvietáieva, Marina: Ensayos. Ellago Ediciones, España, 1º edic. noviembre 2012, págs. 110-111. Edición a cargo de Francisco Villegas Belmonte. Traducción: Reyes García Burdeus.

viernes, octubre 16, 2015

Blanca Varela: Tres poemas...

ALBA


Al despertar
me sorprendió la imagen que perdí ayer.
El mismo árbol en la mañana
y en la acequia
el pájaro que bebe
todo el oro del día.

Estamos vivos,
quién lo duda,
el laurel, el ave, el agua
y yo,
que miro y tengo sed.


A ROSE IS A ROSE


inmóvil devora luz
se abre obscenamente roja
es la detestable perfección
de lo efímero
infesta la poesía
con su arcaico perfume


CURRICULUM VITAE


digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores
sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora.


*Blanca Varela (Lima, Perú,1926-2009). Poeta, traductora, periodista. Vivió en Francia, Italia y Estados Unidos. Publicó, entre otros, los siguientes libros: En 1959 Ese puerto existe (1959), Luz de día (1963), Valses y otras confesiones (1971, Canto villano (1978), Como dios en la nada (antología 1949-1998), El falso teclado (200), etcétera. Recibió  el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo 2001.


jueves, octubre 15, 2015

Dulce María Loynaz: Tres poemas



MAL PENSAMIENTO

¡Qué honda serenidad/
el agua tiene esta noche!/
Ni siquiera brilla:/
tersa,/
obscura, aterciopelada,/
está a mis pies extendida/
como un lecho./
No hay estrellas./
Estoy sola y he sentido/
en el rostro la frescura/
de los cabellos mojados/
de Ofelia. /

MÁS BIEN

¿Estrella dices? No./
más bien la nube. La nube un poco borrosa:/
la nube que no tiene/
color ni forma ni destino;/
a la que no se dan bellos nombres de dioses./
Más bien la fugitiva nube siempre flotando./
la desflecada nube/
que nadie ama./
Sí, más bien la nube que se va pronto,/
se esfuma, se deshace. y más nada.



LXI

Rodeada de mar por todas partes,/
soy isla asida al tallo de los vientos.../
Nadie escucha mi voz, si rezo o grito:/
Puedo volar o hundirme... Puedo, a veces,/
morder mi cola en signo de Infinito./
Soy tierra desgajándome... Hay momentos/
en que él me ciega y me acobarda,/
en que el agua es la muerte donde floto.../
Pero abierta a mareas y a ciclones,/
hinco en el mar raíz roto./
Crezco del mar y muero de él... Me alzo/
¡para volverme en nudos desatados...!/
¡Me come un mar batido por las alas/
de arcángeles sin cielo, naufragados! /
Viajero:
Yo soy como el viajero/
que llega a un puerto y no lo espera nadie:/
soy el viajero tímido que pasa/
entre abrazos ajenos y sonrisas/
que no son para él.../
Como el viajero solo/
que se alza el cuello del abrigo/
en el gran muelle frío... /

*Poeta cubana (La Habana 1902-1977).  Ha recibido diversos premios, entre los que podemos mencionar: Orden Carlos Manuel de Céspedes, Orden Félix Varela, Distinción por la Cultura Nacional y Medalla Alejo Carpentier (Cuba) y Orden de Alfonso X el Sabio (España). Fue galardonada con el Premio Nacional de la Literatura (1987), Premio de la Crítica (1991) y Premio Miguel de Cervantes (1992). Murió en la Habana  en 1997.


lunes, octubre 12, 2015

Andres Calamaro - Estadio Azteca (video clip)

FABIANA CANTILO- Mi Enfermedad

W.H. Auden: Hogar de ancianos

Viejos. Francisca Ros Nicolas.


Todos son limitatorios, pero cada uno posee su propio
matiz de deterioro. La élite puede vestirse y ponerse decente,
andar ambulante con un solo bastón, ser capaz
de leer un libro hasta el final, o de ejecutar los movimientos
lentos de
una sonata fácil. (Sin embargo, quizá su propia
libertad carnal sea la aflicción de su espíritu: con la inteligencia
de saber
lo que ha pasado, y por qué ha pasado, tienen una terrible
tristeza,
más allá de las lágrimas.) Luego están los que necesitan sillas
de ruedas,
la mayoría, que soportan la T.V., y, llevados por
indulgentes terapeutas, cantan en comunitario coro; luego
los solitarios, que mascullan en el Limbo, y por último
los incompetentes terminales, tan improvidentes,
sin habla e impecables como las plantas
que parodian. (Las plantas pueden sudar profusamente, pero nunca
se ensucian encima.) Un vínculo, sin embargo, los une: todos
aparecieron cuando el mundo, si bien tan torcido como ahora, era
más espacioso, más bonito de ver, y los Viejos
tenían su público y su posición social. Entonces los niños,
consternados con su mamá, podían buscar refugio en los abuelos,
ser revalorados y escuchar un cuento. Ahora,
todos sabemos qué esperar, pero su generación
es la primera en marchitarse de esta manera, no en su casa, sino
asignada
a una sala común, numerada, una generación arrumbada de la
conciencia
como equipaje impopular.
Mientras viajo en el subterráneo
para pasar media hora con una anciana, rememoro
quién era ella en la pompa y suntuosidad de sus días de apogeo,
cuando las visitas de fin de semana eran una probable alegría,
no una obra de caridad. ¿Soy inhumano por desearle una rápida
e indolora muerte en el sueño, por rezar, como sé que ella reza,
para que Dios o la Naturaleza trunquen su función terrena?



OLD PEOPLE'S HOME

All are limitory, but each has her own / nuance of damage. The elite can dress and decent themselves, /are ambulant with a single stick, adroit /to read a book all through, orplay the slow movements of/ easy sonatas. (Yet, perhaps their very / carnal freedom is their spirit's bane: intelligent / of what has happened and why, they are obnoxious / to a glum beyond tears.) Then come those on wheels, the average / majority, who endure T. V. and, led by / lenient therapists, do community-singing; then / the loners, muttering in Limbo, and last/ the terminally incompetent, as improvident,/unspeakable, impeccable as the plans / they parody. (Planrs may sweat profusely but never/ sully themselves.) One tie, though, unites them: all / appeared when the world, though much was awry there, was more / spacious, more comely to look at, its Old Ones/ with an audience and secular station. Then a chile/,in dismay with Mamma, could refuge with Gran / to be revalued and told a story. As of now,/ we all know what to expect, but their generation / is the first to fade like this, not at home but assigned / to a numbered frequent ward, stowed out of conscience/ as impopular luggage.
As I ride the subway / to spend half-an-hour with one, I revisage / who she was in the pomp and sumpture of her hey-day, / when week-end visits were a presumptive joy, / not a good work. Am I cold to wish for a speedy /painless dormition, pray, as I know she prays, / that God or Nature will abrupt her earthly function?

*Traducción: Rolando Costa Picazo

Wallace Stevens: Notas para una ficción suprema II

Después de un brillo de la luna, decimos 
que no necesitamos de ningún paraíso, 
que no necesitamos himno seductor alguno.

Es verdad. Esta noche las lilas magnifican
la fácil pasión, el amor siempre presto
del enamorado que tenemos dentro y aspiramos

Un olor que no evoca nada, absoluto.
En plena mitad de la noche nos encontramos
con el olor purpúreo, la abundante floración.

El enamorado suspira como por la dicha accesible,
que puede al aspirar llevar dentro de sí,
poseer en su corazón, ocultar y conocido nada.

Porque la fácil pasión y el amor siempre presto
son de nuestro nacimiento terreno y de aquí y ahora
y de donde vivimos y de todas las partes en que vivimos,

como en la nube cimera de una noche-tarde de mayo,
como en el valor del hombre ignorante,
que canta según el libro, en el ardor del docto,
que escribe

el libro, ardiendo en deseos de otra dicha accesible:
las fluctuaciones de la certidumbre, el cambio
de grados de percepción en la oscuridad del docto.

---

After a lustre of the moon, we say
We have not the need of any paradise,
We have not the need of any seducing hymn.


It is true. Tonight the lilacs magnify
The easy passion, the ever-ready love
Of the lover that lies within us and we breathe


An odor evoking nothing, absolute.
We encounter in the dead middle of the night
The purple odor, the abundant bloom.


The lover sighs as for accessible bliss,
Which he can take within him on his breath,
Possess in his heart, conceal and nothing known.


For easy passion and ever-ready love
Are of our earthy birth and here and now
And where we live and everywhere we live,


As is the top-cloud of a May night-evening,
As in the courage of the ignorant man,
Who chants by book, in the heat of the scholar,
who writes.


The book, hot for another accessible bliss:
The fluctuations of certainty, the change
Of degress of perception in the scholar's dark.

 *Wallace Stevens: E.E.U.U., Pennsylvania, 1879-Connecticut, 1955). Traducción de Javier Marías.
**VII poema de la Serie "Debe cambiar".

José Lezama Lima: Una oscura pradera me convida

Gota de rocío, Escher...


Una oscura pradera me convida,
sus manteles estables y ceñidos,
giran en mí, en mi balcón se aduermen.
Dominan su extensión, su indefinida
cúpula de alabastro se recrea.
Sobre las aguas del espejo,
breve la voz en mitad de cien caminos,
mi memoria prepara su sorpresa:
gamo en el cielo, rocío, llamarada.
Sin sentir que me llaman
penetro en la pradera despacioso,
ufano en nuevo laberinto derretido.
Allí se ven, ilustres restos,
cien cabezas, cornetas, mil funciones
abren su cielo, su girasol callando.

Extraña la sorpresa en este cielo,
donde sin querer vuelven pisadas
y suenan las voces en su centro henchido.
Una oscura pradera va pasando.
Entre los dos, viento o fino papel,
el viento, herido viento de esta muerte
mágica, una y despedida.
Un pájaro y otro ya no tiemblan.




*Poeta cubano. 

sábado, octubre 10, 2015

Transpolar en el CCK



Transpolar en el CCK. Este domingo 11 de octubre, a las 16, auditorio 614. Leerán:: Marina MariaschDolores EtchecoparPablo Queralt, Marisa Negri, Daniel Freidemberg, Cecilia PernaSilvia Montenegro, Santiago Castellano Nos vemos allí. Emoticono smile

J. Lacan: Eros, mística y mujeres



“Lo que se intentaba a fines del pasado siglo, en tiempos de Freud, lo que buscaba una serie de buenas gentes alrededor de Charcot y de otros, era reducir la mística a un asunto de semen. Un examen más detenido mostrará que no se trata de eso en absoluto”(…) /La mística/  es algo perfectamente serio, sobre lo que nos informan algunas personas, con su superior frecuencia mujeres, o bien gentes dotadas como san Juan de la Cruz (…). Hay hombres que están tan bien como las mujeres. Puede suceder. Y que al propio tiempo se encuentran igualmente bien. A pesar, no digo de su falo, a pesar de todo lo que les molesta en razón de éste, vislumbran que ha de haber un goce que esté más allá. Tales son los místicos.”


*J. Lacan. Le Séminaire, Livre XX. Éditions du Senil, París, 1975. Citado por José Ángel Valente: en Variaciones sobre el pájaro y la red, Ed. Tusquets, 1991, pp. 48-49.

viernes, octubre 09, 2015

Kafka: Una cruza

Francisco Toledo, Una cruza, tinta y acuarela sobre papel, 24 x 34,
Una cruza

Tengo un animal curioso, mitad gatito, mitad cordero. Es una herencia de mi padre. En mi poder se ha desarrollado del todo; antes era más cordero que gato. Ahora es mitad y mitad. Del gato tiene la cabeza y las uñas, del cordero el tamaño y la forma; de ambos los ojos, que son huraños y chispeantes, la piel suave y ajustada al cuerpo, los movimientos a la par saltarines y furtivos. Echado al sol, en el hueco de la ventana, se hace un ovillo y ronronea; en el campo corre como loco y nadie lo alcanza. Dispara de los gatos y quiere atacar a los corderos. En las noches de luna su paseo favorito es la canaleta del tejado. No sabe maullar y abomina de los ratones. Horas y horas pasa en acecho ante el gallinero, pero jamás ha cometido un asesinato.
Lo alimento a leche; es lo que le sienta mejor. A grandes tragos sorbe la leche entre sus dientes de animal de presa. Naturalmente es un gran espectáculo para los niños. La hora de visita es los domingos por la mañana. Me siento con el animal en las rodillas y me rodean todos los niños de la vecindad.
Se plantean entonces las más extraordinarias preguntas, que no puede contestar ningún ser humano: Por qué hay un animal así, por qué soy yo su poseedor y no otro, si antes ha habido un animal semejante y qué sucederá después de su muerte, si no se siente solo, por qué no tiene hijos, cómo se llama, etcétera. No me tomo el trabajo de contestar: me limito a exhibir mi propiedad, sin mayores explicaciones. A veces las criaturas traen gatos; una vez llegaron a traer dos corderos. Contra sus esperanzas no se produjeron escenas de reconocimiento. Los animales se miraron con mansedumbre desde sus ojos animales, y se aceptaron mutuamente como un hecho divino. En mis rodillas el animal ignora el temor y el impulso de perseguir. Acurrucado contra mí es como se siente mejor. Se apega a la familia que lo ha criado. Esa fidelidad no es extraordinaria: es el recto instinto de un animal, que aunque tiene en la tierra innumerables lazos políticos, no tiene uno solo consanguíneo, y para quien es sagrado el apoyo que ha encontrado en nosotros.
A veces tengo que reírme cuando resuella a mi alrededor, se me enreda entre las piernas y no quiere apartarse de mí. Como si no le bastara ser gato y cordero quiere también ser perro. Una vez -eso le acontece a cualquiera- yo no veía modo de salir de dificultades económicas, yo estaba por acabar con todo. Con esta idea me hamacaba en el sillón de mi cuarto, con el animal en las rodillas; se me ocurrió bajar los ojos y vi lágrimas que goteaban en sus grandes bigotes. ¿Eran suyas o mías? ¿Tiene este gato de alma de cordero el orgullo de un hombre? No he heredado mucho de mi padre, pero vale la pena cuidar este legado.
Tiene la inquietud de los dos, la del gato y la del cordero, aunque son muy distintas. Por eso le queda chico el pellejo. A veces salta al sillón, apoya las patas delanteras contra mi hombro y me acerca el hocico al oído. Es como si me hablara, y de hecho vuelve la cabeza y me mira deferente para observar el efecto de su comunicación. Para complacerlo hago como si lo hubiera entendido y muevo la cabeza. Salta entonces al suelo y brinca alrededor.
Tal vez la cuchilla del carnicero fuera la redención para este animal, pero él es una herencia y debo negársela. Por eso deberá esperar hasta que se le acabe el aliento, aunque a veces me mira con razonables ojos humanos, que me instigan al acto razonable.


Un animal soñado por Kafka*

Es un animal con una gran cola, de muchos metros de largo, parecida a la del zorro. A veces, me gustaría tener su cola en la mano, pero es imposible; el animal está siempre en movimiento, la cola siempre de un lado para otro. El animal tiene algo de canguro, pero la cabeza chica y oval no es característica y tiene algo de humana; sólo los dientes tiene fuerza expresiva, ya los oculte o los muestre. Suelo tener la impresión de que el animal quiere amaestrarme; si no, qué propósito puede tener retirarme la cola cuando quiero agarrarla, y luego esperar tranquilamente que ésta vuelva a atraerme, y luego volver a saltar.


* Hochzeitsvorbereitungen auf dem Lande, 1953.

jueves, octubre 08, 2015

H. A. Murena: Un poema

Glicinas

El gran poeta
Li Po
nunca escribió
ningun poema.

Miraba ramos
de glicina.

Reía siempre
a veces
lloraba
también.

Espejo

de lo creado.

*H:A: Murena (Buenos Aires1923-1975), fue escritor,ensayistanarradorpoeta y traductor argentinoEscribió unos veinte libros de todos los géneros literarios y fue habitual colaborador de la revista Sur y del suplemento cultural del diario La Nación. Fue un importante difusor del pensamiento alemán en español.

martes, octubre 06, 2015

Hilos Editora: Notas sobre Poesía

Notas sobre poesía ya está en las librerías, Arcadia, Norte, La Barca, Libros del Pasaje, entre otras

lunes, octubre 05, 2015

Ediciones en Danza presenta...

Presentación de los libros Cantos a Berenice, de Olga Orozco, Desenterrado vivo, de Juan José Ceselli y La islíada, de Carlos Enrique Urquía.

La particularidad del libro de Orozco es que se trata de la primera edición ilustrada de los famosos cantos a la gata de la poeta. Cada uno de los 17 textos que conforman la pieza cuenta con una pintura especialmente creada por el ilustrador Martino.

En el caso de Ceselli, uno de los principales propulsores del surrealismo argentino, junto a Enrique Molina, Aldo Pellegrini, Francisco Madariaga, Carlos Latorre y Juan Antonio Vasco, este volumen conforma una antología que recoge sus mejores poemas, seleccionados por Javier Cófreces y Marisa Negri.

El trabajo de Carlos Enrique Urquía recopila todos los poemas referidos a la temática isleña publicados en los cuatro libros que le dedicó al Delta del Paraná: Amistad en las islas, La cimbra, Rama Negra y Sintaxis del Ibicuy.

Miércoles 7 de octubre, Biblioteca Nacional, Las Heras 2555, a las 19.

Ricardo Molinari: Poema como el desierto



El aire desdeñoso.
Ay el aire desnudo  —distraído,
abierto, amoroso
desvelado, crecido—,
en su desierto transparente.

Amor de luna sola
perdida. Amor, amor; ya todo el mundo,
la llama, el viento, la ola,
el tránsito profundo;
la soledad del aire vagabundo.

Hoja, espina, amaranto,
mar sin partida. ¡Espacio! El mar, el mar
con su cuerpo de llanto
inmóvil, de otro mar
sin vida, ya encerrado en mí. El mar.

Sí, jazmín retraído,
mano triste, caballos, todo el viento.
Ay mi viento perdido;
en su flor de lamento,
oprimido; en su gozo, desaliento.

(Mi cuerpo derramado
junto a otros días, solitario; muro
de piel, de aire tornado.
Sueño de río puro
asomado a su centro, siempre oscuro)

Eternidad de sombra,
rosa de luz desierta, alta en su día
negro. Quien te nombra,
quién buscará un día
entre flores, el viento de otro día.


*Véase: Antología de poesía moderna en lengua española
Editorial Trillas, México, 1986.

domingo, octubre 04, 2015

Susana Chevasco: Versión de Mambrú...






MALLARME

peligro de los signos
               acrisolados monzones
la hoja en blanco
    sonidos antagónicos del asesino
poeta recurrente al mar
                      recurrente
  la zarza consume los ojos
y así crece la sombra
cristalizada del mundo

esos rencores
          tan parecidos
a la duda
podrida en un cajón
        ¿y tus versos puros?
               corazón visitado por pasiones
                           como corrupción furtiva
gladiador espectral de soles
           y la nave única
que hace
brechas en otra galaxia dormida



VERSIÓN DE MAMBRÚ

en qué quedó calesita
                      mil vueltas
papá chupetín
        infancia invisible
 de inagotable muselina
sobreviven crujidos de diluvios
               espantada nena fotografía sepia
                         espejo para trás
1941 nacimiento
          gestos de guerra
siglos duran
            sin saber
la nena comiendo piedad piojosa
                     de humanidad violentada
acaso sollozos             de continentes lejanos
                escenario de escombros
pero sí bicicleta y chocolate
        oh ciudades carcomidas
              donde un vaho
         traga gestos de fango
memoria de helado y vainilla
      siestas dispersas
nena canela
                    en documentos de certeza
            rincón ignorante por
        imperceptibles horrores
ante gorriones de barrio
                                        ruedan
     arcas de lamentos
            maleficios de lluvias
       por desenfrenado aliento
toro derrumbado
              en nubes vencidas
     matanza en el saqueo de los huesos
               ambigua vida nena
        hechizos la muerte
  por antiguos esqueletos
               no conocen jaulas
                     desnudas de luna
sino delantal almidón
         comiendo
   fervorosamente
           ángeles implacables
a pesar
              de llantos mortales
mamá caricia de pájaro sopa



*Había nacido en 1941 en Buenos Aires. Y tuve el privilegio de conocerla y de ser su amiga, allá por los años setenta. Compartimos, junto con Roberto Cignoni, Silvia Sabo y Beatriz Ventura, el taller de poesía que dictaba por ese entonces el escritor Juan Carlos Martini Real. Además de llevarla siempre en mi corazón, conservo un ejemplar de su primer libro Versión de mambrú, que alcanzó a publicar en 1983. De este libro, reproduzco a continuación, y en forma de homenaje, dos de sus poemas.

Mark Strand:En la vida del más allá...


En la vida del más allá

Ella estuvo conmigo por años, ¿o fue un momento? No puedo recordar. Tal vez la amé, tal vez no. Hubo una casa, después no hubo casa. Hubo árboles, pero ninguno permanece. Cuando nadie recuerda, ¿qué resta? Tú, cuyos momentos se han ido, que vagas como humo en la vida del más allá, dime algo, dime cualquier cosa…



*Mark Strans (1934-2014).

sábado, octubre 03, 2015

María Laura Decésare: Somos lo que damos




Confesión

Si pudiéramos
escribir sobre lo escrito
y así borrar el silencio
como si en un verso
se nos fuera la vida


Somos lo que damos

Te ofrezco una palabra
la que se necesita
cuando una herida se abre
y la noche nos derrumba.
Te ofrezco una promesa
que nos salve
de los temores del mundo.


Empatía

Ella no entiende por qué
su alma llora por un hombre
al que ni siquiera conoce.
Busca esa mínima brisa
que ofrezca una inesperada
resurrección
ante la tumba sin nombre.


Despertar

Esta ya no es mi casa,
alguien se encarga
de la decoración
y mueve los objetos
de lugar.
Mis pasos no son los mismos
y al gato le crecieron alas.
Desde la cocina la pava
hace señas
 y veo tu mano
que me acerca un mate.
Ya no sé quién soy.

*Poemas del libro: Somos lo que damos (Ed. del Dock, 2015).