miércoles, septiembre 30, 2015

Carlos Alberto Santostefano*: Apuntes sobre la traición


(...)
Recordemos aquella célebre y sarcástica frase de Groucho Marx:  «He aquí mis principios. Pero, si no le gustan, estoy dispuesto a cambiarlos». 
(...)

Hay quienes explican la psicología del traidor como un tortuoso lodazal donde campea el complejo de culpa. Así, por ejemplo, suele decirse que la entrega de Cristo fue el triste pretexto que Judas utilizó para castigarse con el suicidio que anhelaba.  No debemos descartar, en efecto, que muchos traidores se sepan íntimamente gusanos sin otro norte vital que el medro; y que esa conciencia de su miseria moral los haga sentir culpables.
(...)
 Lo que nos llevaría a considerar también el complejo de inferioridad como motor de la traición; pues, si bien hay traidores de todos los linajes y pelajes, suelen ser individuos de muy baja ralea, seres mediocres que se vieron encumbrados por razones azarosas, adventicias o coyunturales, con frecuencia impulsados por alguien más brillante y generoso que ellos, al que nunca pudieron terminar de perdonar que los haya encumbrado desde la nada.
Y, como su encumbrador conoce sus limitaciones (y, por lo tanto, que su encumbramiento es inmerecido o injusto), arden en deseos de encontrar la ocasión propicia para poder causar su ruina y acuchillarlo sin piedad.
(...)
 Las justificaciones del traidor son siempre alambicadas y rocambolescas, llenas de cajones de doble fondo, como el armario de un escapista o prestidigitador; pues el traidor siempre está escapando de sus propias mentiras, y haciendo trucos engañosos con sus palabras."

*Fragmentos extractados del blog: http://santostefanocarlosalberto.blogspot.com.ar/


lunes, septiembre 28, 2015

Primeros apuntes sobre La Traición


I
Salmo cincuenta y cinco, el Salmista dice: "Porque no me afrentó un enemigo, lo cual habría soportado; ni se alzó contra mí el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él; sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, mi guía, y mi familiar; que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, y andábamos en amistad en la casa de Dios. Extendió el inicuo sus manos contra los que estaban en paz con él; violó su pacto. Los dichos de su boca son más blandos que mantequilla, pero guerra hay en su corazón; suaviza sus palabras más que el aceite, más ellas son espadas desnudas."

II
Dante le asigna a las y los traidores, el circulo número 9, púes es allí en esa zona donde permanece atrapado El Diablo o Satanás o Lucifer. Ese Círculo es el centro del Infierno y está asignado a los que cometen el último pecado, que sería el de la Traición y la Traición hacia Dios, hacia la Patria o hacia la Familia. Satanás –Lucifer- es descrito por Dante como un gigante, y espantosa bestia con tres caras, una roja, una negra y otra amarillo pálido, que: “inmerso en el hielo hasta la cintura, llorando y babeando, aletea como si intentase escapar, produciendo un viento que hiela todo el Cocito (inmenso lago congelado ubicado en el círculo 9 del infierno). Cada boca tiene un famoso traidor, con Bruto y Casio en las bocas de la izquierda y derecha respectivamente. Estos dos hombres estuvieron involucrados en el asesinato del Emperador Romano Julio César - un acto que para Dante significa la destrucción de la unificación de Italia ya que mataron al hombre que debía gobernar al mundo. En el centro, está Judas. A él se le aplica la peor de las torturas, su cabeza es roída por la boca de Satanás que además es impotente, ignorante, y está lleno de odio, en contraste con la omnipotencia, omnisciencia, y amor de Dios.” Dante clasifica el Círculo 9 en las siguientes categorías:
La Caina, donde son castigados aquellos que traicionaron a sus familiares, enterrados en el hielo hasta el cuello; debe su nombre al personaje bíblico Caín.(Dio muerte a su hermano Abel)
La Antenora, donde son castigados los que traicionaron a su Patria, enterrados hasta la cintura, con la parte superior del cuerpo expuesta a los vientos fríos infernales; debe su nombre al personaje Antenor de la Ilíada de Homero
La Tolomea, donde son castigados los que traicionaron a sus huéspedes, eran recostados con la parte posterior del cuerpo sumergido en el hielo; debe su nombre al personaje Ptolomeo, gobernador de Jericó, quien asesinaba a sus invitados
La Judeca, donde son castigados los que traicionaron a sus amos y benefactores, completamente inmersos en el hielo; debe su nombre al personaje de los Evangelios Judas Iscariote. En el corazón de la Judeca se encuentra Satanás. (tomado de la Divina Comedia narrada por Natalino Sapegno y Fernanda Cremascioli...

III
En la Obra: El traidor en la ciudad, Cicerón dice: “Una nación puede sobrevivir a sus locos y hasta a sus ambiciosos; pero no puede sobrevivir a la traición desde dentro. Un enemigo que se presente frente a sus muros es menos formidable, porque se da a conocer y lleva sus estandartes en alto; pero el traidor se mueve libremente dentro de los muros, propaga rumores por las calles, escucha en los mismos salones oficiales; porque un traidor no parece un traidor y habla con un acento familiar a sus víctimas, teniendo un rostro parecido y vistiendo sus mismas ropas, apelando a los bajos instintos que hay ocultos en el corazón de todos los hombres.”

Facebook fuera de servicio


viernes, septiembre 25, 2015

Casi un epígrafe

(..) Un hombre vive asediado por su propia mentira, pensó, que cuando aún no ha cambiado de máscara y está por hacerlo, o el retrato terminado y la cara real contemplándose por primera vez, en ese breve lapso de confrontación se siente el tipo anónimo, indiferenciado o sin identidad a la mano. (...) El hecho de obtener dos copias, una para la amante, a la que se la impusiera con cierto narcisismo, y otra no sabía con destino a quién cuando ya ha muerto la madre, estaba indicando que su mujer (...), ocupaba un lugar en el orden establecido de la vida." (...)

Armonía Somers:  De su cuento "Jesabel".

Queen - It's A Beautiful Day (Lyrics)

martes, septiembre 22, 2015

Queen - I want to break free

Documental: "Entre dos orillas", en Montevideo...

Martes 22/09/2015 –  19:30.
Barbara Meyer, Concha García.
Documental – España, 2015 Duración 90’   
En abril de 2011 Barbara Meyer y la poeta Concha García, emprenden un viaje por Uruguay y Argentina para realizar un documental sobre seis poetas de ambos países. Entrevistaron a Circe Maia (Tacuarembó, Uruguay), Selva Casal (Montevideo, Uruguay), María del Carmen Colombo (Buenos Aires, Argentina), Diana Bellesi (El Tigre, Argentina), Graciela Cros (Bariloche, Sur de la Patagonia Argentina) y Nini Bernardelo (Isla de Tierra del Fuego, Patagonia Argentina).
La presentación estará a cargo de la poeta Silvia Guerra y el recital poético de cierre a cargo de Déborah Eguren – voz poética- y Enrique Rodríguez – guitarra. Poemas musicalizados de Selva Casal y Circe Maia

domingo, septiembre 20, 2015

Hilda Guerra: Vientografía*




3
   aguamarina de espejos
quitapenas para mi ostracismo

qué conjuro realizaron
para que en sincopada vorágine
las siga con fidelidad de hipocampo


6
  sus cuerpos despiden proyectiles de claridad
de sombras
hieren a la muerte
son una suerte de lirio y guano
de mar y madriguera
atentos al duelo del silencio


27
con cincel especial
encuadra la alhaja en miniatura
y cuando el oro se funde
la palabra enamorada
asoma en suspiros



39
si tan solo fuese la proyección
de una
viviría en mayúscula
enhebrada en una sibarita vocal


44
cada letra tiene su propio olfato
su propia vibración y vocabulario
posee dos ojos
además del cerebro boca y oídos
si le sumamos su propia energía
y pensamos que en lo profundo
está su alma
y en el centro de ella
se encuentra su mente
que viene a ser algo así
como el espíritu del pensamiento
calcular el peso que tiene
una simple palabra de tres letras

es inconmensurable


*Los poemas que se transcriben forman parte de Vientografía, libro a ser editado muy pronto.

viernes, septiembre 18, 2015

Poesia en La Casa: Re programación

Lamentamos que por problemas de salud, en la mesa de  Poesía En la Casa , no pueda estar presente el Maestro Hugo Padeletti, poeta y artista plástico. Le hacemos llegar desde aquí nuestros más sinceros deseos de mejoría.

Mercedes Araujo: Somos lo que damos, de María Laura Decésare

Reproducimos a continuación el texto de la presentación -realizada el miércoles pasado, en La Casa de la Lectura-, escrito por Mercedes Araujo, acerca  de Somos lo que damos, libro de María Laura Decésare, editado por Dock Ediciones (2015). 

"Quisiera agradecer la invitación a presentar este bellísimo libro de María Laura Decésare, ya que en esta oportunidad que ella me da, además de ser ella dando, y yo recibiendo, estamos siendo en el somos del título. El Ubuntu de Mandela, la ética de la lealtad, el soy porque somos, el mutualismo de los anarquistas, el cooperativismo biológico, nos hablan de esta condición esencial de las especies, mucho menos estudiada y difundida que el darwinismo pero tan propia y natural de ser en la reciprocidad y en la existencia solidaria.
Cuando doy, me doy a mí mismo, decía Withman, en su canto… y desde allí abría así su camino a ser en el enlace con el mundo, en este canto, en el de María Laura, nos asomamos desde el somos.
El somos de varios de los poemas nos incluye en ellos de una manera tan delicada y potente que al mismo tiempo que leemos estamos siendo sentido en la voz que habla.
Si pudiéramos escribir sobre lo escrito y así borrar el silencio como si en un verso se nos fuera la vida, dice el primer poema del libro.
La poesía brota y la reflexión filosófica se despliega, como si el lenguaje en estado germinal hubiese sido guardado en pequeños frascos humedecidos, que luego del sol, la espera y el silencio, florece en forma de premisa vital, como esa pequeña voz del mundo de Diana Bellessi, que al elevarse trae música y revelación del misterio.
En toda la primera parte del libro, las palabras son la materia del poema y en ellos se da cuenta de la búsqueda de la palabra como intento a veces absurdo o como promesa, el lenguaje en flor, creciendo y deshojándose, poemas de la espera de la palabra como el mensaje en el pico del pájaro que dice, finalmente, qué dice, dice Nada.
Una palabra lleva a otra, sacude la espesura y parte el cuerpo en dos.
La silueta humana se deja ver atravesada por la carencia y por la esperanza de la palabra, tantas veces esquiva, porque la palabra nos desampara pero en esa orfandad nos revela nuestra naturaleza mutilada. Sí, es un libro sobre el lenguaje pero es un libro escrito fundamentalmente en la reflexión del lenguaje como acontecimiento entre dos o entre uno y el mundo, el lenguaje como diálogo que dispone la posibilidad de ser.
Somos un diálogo, dicen los poemas, que pudo o no pudo ser, pero en el que la palabra esencial hace patente lo uno y lo mismo sobre lo que cual nos unimos y es en la palabra con los otros, humanos o especies hermanas, que nos podemos testimoniar.
El cuerpo en sombras, a la espera de la palabra, del lenguaje y del poema, porque estamos solos pero amparados por un universo que se compadece y nos brinda, sino la palabra, los paliativos en una cotidianeidad que mirada en silencio se vuelve vía de acceso al mundo trascendente, siempre y cuando la podamos nombrar.
A través de un viento sur o de una brisa mínima, leyendo las olas, se llega al alma y cuando la palabra duda y se demora o no acepta el salto al poema, podemos escribir versos en el aire bajo una luna de plata que acaricia la mano o sorprendernos con un colibrí que bebe al ritmo del aleteo constante y nos hace celebrar la vida.
En algunos poemas hay una voz que falta y en ese duelo casi desaparece el poema, se convierte en zona catastrófica, de silencio o de estruendo, de enrarecimiento. Hasta que advertimos que la voz está, no el cuerpo pero si la voz sosteniendo el diálogo como el suelo que posibilita el nosotros, el nuestro mundo.
Hay un decir de la proximidad, como si el diálogo que somos fuera posible en condiciones íntimas, más que en la palabra, en el susurro. Que no sobre lo dicho, que no se alce la voz, se trata de arrimarse suavemente, cambiar impresiones sobre el dolor, el amor, el ser o la soledad.
Todo cuanto somos puede ser dado en palabras sólo si el corazón es susceptible a la contemplación y si de la contemplación nace la revelación de ser ante otro. En el poema Silencio se nos dice:
Una lluvia incesante
detiene el canto de los pájaros
y empaña los vidrios de la casa.
No se oye nada,
ni siquiera la voz de mamá
que reza sentada en su sillón.
¿Por quién reza?
Será por nosotras o acaso
eleva sus plegarias al cielo
para oír en la tarde oscura
la sinfonía de las aves.
La poesía como ritual eucarístico, como un peregrinar por la experiencia humana, sacándonos los zapatos y prestando atención a los detalles reveladores, donde el ser se despliega en su totalidad.
La poesía como vitalidad del encuentro, con la misma felicidad de ese perro que se arroja sobre la arena y se revuelca, cuerpo contra cuerpo.
La felicidad y el dolor, sumidos o tensados uno en la fuerza del otro y ambos en el poema que abre la rendija y nos permite inmiscuirnos en la región de lo secreto.
Lean este libro, despacio, detenidamente, a mi entender, se ganará un lugar privilegiado en el corazón de cada uno de los lectores, porque estos poemas nos dicen en esos que somos, lo que damos o no damos de nosotros mismos y al decirnos, nos incluye, nos transforma, nos vuelve lenguaje, sí, pero lenguaje en conversación, en diálogo."




Poesía en La Casa

Lamentamos que por problemas de salud en la mesa de Poesía En la Casa, no pueda estar presente el Maestro Hugo Padeletti, poeta y artista plástico. Le hacemos llegar desde aquí nuestros más sinceros deseos de mejoría.

domingo, septiembre 13, 2015

Graciela Perosio*: De su libro Balandro

Los peregrinos viajamos cansadas leguas
hasta llegar al sitio donde
pueda verse el Monte Fuji.
Pero éste se esconde,
sumergido en la niebla.
Esperamos alegres
en la posada
día tras día,
hora tras hora.
Hasta que en medio de una noche,
me despierto
y corro la delicada
ventana japonesa
que da a la terraza
y se presenta
en todo su esplendor.
Blanco sobre el agua
brillante y negra.
Al mirarlo reconozco cuánto tiene
el monte Fuji de mi rostro
y al mirar mis manos
reconozco sus piedras, su nieve
(los polvorientos caminos invisibles).
Yo soy la montaña.
(Y la montaña también es un balandro.)
Después de tanto tiempo de intentarlo, 
gozo el uno.
¡Gozo!
Finalmente puedo ver.
Puedo verme.

*Poeta argentina.

jueves, septiembre 10, 2015

Ciclo de poesía: Interiores


 
Te invita a la lectura y presentación de:
 
LUCIANA TANI MELLADO

Y

JORGE ANDY MALDONADO
-Comodoro Rivadavia, CHUBUT-

con la música de
 
MARCO AURELIO VILCHE
en el charango


En la Biblioteca Popular "José Ingenieros"
Ramírez de Velasco 958 - Villa Crespo
Buenos Aires - Argentina
 
El viernes 11 de septiembre de 2015 - 19 horas

 
 
Poemas de muestra:  

Ventura del asombro
 
A Andy, toda vez
 
Soplo de amor que organiza el mundo.
Aquí estás en la noche descosida,
tiritándome, entrañable.
Niño, garras de león,
camélido que paladea el ocaso.
Plural.

* * *
 
Sorda y silencio
 
No te vayas
tu silencio llenará la casa
si te vas
me aturdirá cuando esté sola
y pueda escucharlo.

                             - Luciana Tani Mellado- 

* * *

Es que yo andaba ciego de un ojo y de la boca.
 
Sin saber hacia adónde corría descalzo sobre el barro
con la cara manchada y un hilo de voz curtido.
 
El sol se quebró en el suelo cuando me quedé quieto,
y la noche se hizo sangre adentro mío.
 
Es que el ojo bueno nada ve entre tanta sombra.
 
* * *
 
¿Cuántas sangres me habrán hecho?
¿Seré hilo de este río?
La lengua busca volver a casa
sin recordar el camino.
Arando la memoria
esas huellas dicen algo
de cualquier manera.
 
¿Me podrías reconocer si me quedo mudo?
 
                              -Jorge Andy Maldonado- 

miércoles, septiembre 09, 2015

Concha García: El triunfo de lo caduco

Primero el dinero
luego, la vida
o la vida antes 
que el dinero o nada
de dinero que todo sea
la vida o imposible
ecuación o menos
vida o todo lo que es vida
acaso señuelo dinero
o tanto dinero tanta
vida acaso lo que
importa no es un
tránsito, es recorrido
sin conciencia
luego el orden de nuevo
primero el cuerpo segundo
el dinero, no, el cuerpo antes
de lo primero, existe, es, no colocarlo
en la mente que salga de las entrañas
tercero los muertos tantos muertos
y el dinero que gastaron
todos los muertos y el sonido a monedas
al caer la tarde con los pájaros
yéndose sobre las mieses segundo el
cuerpo vivo exultante latente
cuerpo de vísceras sanas
o mejor el tercero, un cuerpo menos,
el oro brillando, la cruz
rebosa oro por dentro, la cruz de piedra
en el amino hacia el oro, el cuerpo
la salud, la pereza
el rozarse sacando los brazos
otro cuerpo más cuerpos no hay
dinero para tanto
entierro esparciéndose
en el aire denso antiguos denarios
reales yenes peniques dólares piezas
de museo dedos que tocaron
ya nada, no hay nada, nada.

*Concha García (La Rambla, Córdoba, España, 1956). Ha vivido y vive aún en Barcelona.
Tiene más de diez libros editados. Gran viajera, ha publicado dos antologías de poesía de la Patagonia.
El poema que se reproduce pertenece al libro El día anterior al momento de quererle (Ed. Calambour, Madrid, 2013).

martes, septiembre 01, 2015

César Vallejo: Son pocos pero son...


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

*César Vallejo. De Los heraldos negros.

María Laura Decésare: Somos lo que damos

Miércoles 16 de septiembre, a las 19, se presentará el libro de poemas Somos lo que damos, de María Laura Decésare (Ediciones del Dock)

Mercedes Araujo se referirá a la obra y la autora leerá algunos poemas. 

María Laura Decésare nació en Rufino, provincia de Santa Fe, Argentina, en 1969. Estudió Ciencias de la Comunicación y es Técnica Superior en la Corrección de Textos. Publicó los libros de poemas: La letra muda (Ediciones del Dock, 2010) y Vida de gatos (Ediciones del Dock, 2012 – Reeditado en 2015). Integrante de la antología Décima Convergencia Internacional "JUNÍNPAÍS2011" (Ediciones de las tres lagunas, 2012). Administra el blog: La letra muda: http://mldecesare.blogspot.com.ar/